Llanto en Queens por segundo dominicano asesinado por NYPD

Nuevos datos sobre la muerte del militar Noel Polanco, ayer en la madrugada, revelan que los agentes lo insultaron y le sacaron "el dedo malo" antes de detenerlo
Llanto en Queens por segundo dominicano asesinado por NYPD
Noel Polanco Reyes, que en paz descanse.
Foto: Facebook

Doña Cecilia Reyes prometió que no descansará hasta conocer cómo realmente fueron los últimos minutos con vida de su hijo, Noel Polanco, militar a tiempo parcial y vendedor de autos que ayer en la madrugada fue baleado de muerte en Queens por un detective del Departamento de la Policía de Nueva York (NYPD).

Anoche, Reyes estuvo entre las decenas de personas que llegaron hasta el área cercana a la salida 7 hacia el aeropuerto LaGuardia, en Queens, para rezar, poner flores y velas en el lugar donde su hijo, de sólo 22 años, fue baleado por razones que la Uniformada todavía no puede explicar con precisión.

“Van a pagar por esto” dijo Reyes al Daily News sin poder contener las lágrimas mientras su hija Amanda, de 15 años, reiteraba: “Mi hermano está muerto, pero tengo fe, tengo fe en que vamos a obtener justicia”.

Precisamente ya existe una página en internet a través de la cual se solicitan firmas para que la pérdida de esta vida no quede impune (entra aquí si quieres firmar).

Y es que amigos y familiares aun están consternados por lo ocurrido con Noel Polanco, tras salir del negocio Ice Lounge, en Astoria, en la madrugada.

Según versiones de la Policía, como a las 5:15 a.m. ellos le ordenaron a Polanco que detuviera su auto, porque habían notado que manejaba de forma errática. Sin embargo, la cantinera Diana Deferrari, quien viajaba de pasajera junto al soldado dominicano, ha repetido hasta la saciedad en programas de televisión y en entrevistas con medios noticiosos, que antes de detenerlos, los policías venían retando a Polanco, gritándole improperios e incluso sacándole el dedo del medio.

Al menos dos personas contaron a El Diario Online que han testificado cómo oficiales del NYPD -fuera de horas laborables- retan con sus autos a otros conductores.

No obstante, en este caso es la palabra de la cantinera Deferrari contra la de los oficiales que manejaron la escena, quienes han dicho desde temprano ayer que tanto Polanco como sus acompañantes -en la parte de atrás del auto “dormía” la agente Vanessa Rodríguez- lucían como si hubiesen ingerido alcohol durante la noche.

Fuera de una forma u otra, lo cierto es que todavía la Uniformada no ha ofrecido una explicación clara sobre cómo una detención por supuesta violación de las leyes de tránsito terminó con una muerte. Se ha dicho que el detective Hassan Hamdy disparó porque Polanco no levantó las manos cuando se le pidió, sino que se dobló como a buscar algo bajo el asiento y entonces se temió que fuera un arma de fuego.

Polanco, quien vivía en Lefrak City, recibió el mortal balazo en el estómago.

Con su asesinato son dos los jóvenes inocentes dominicanos que- en menos de un mes- pierden la vida en manos de un agente del NYPD.

Este domingo se cumple el primer mes del asesinato en El Bronx de Reynaldo Cuevas, joven bodeguero dominicano que huyendo de un asalto encontró la muerte al dispararse “accidentalmente” el arma de un oficial.

Hasta el momento, no se han radicado cargos contra ese otro agente.