Su propio negocio número 4: El plan

En la construcción de un edificio sería una locura comenzar sin una representación gráfica de la obra. Un proyecto o plan es imprescindible para que los carpinteros y plomeros sepan dónde colocar los tabiques y la tubería, y también es necesario para poder conseguir los permisos de construcción y el préstamo del banco.

Tampoco se debe empezar un negocio sin tener un plan escrito que exponga las circunstancias que deben ocurrir para su ejecución exitosa. No obstante la importancia de este documento, sólo el 42% de todos los negocios lo tienen. Quizá por esto fracasa un alto porcentaje de las pequeñas empresas en menos de cinco años después de constituirse. Para evitar semejante percance, esta semana y la que sigue, señalaré los elementos básicos que se deben incluir en un plan de negocios:

*Análisis del sector. En esta sección se demuestra que existen clientes potenciales que compren o usen el producto o servicio de la nueva empresa, dónde viven, qué edad tienen y que productos usan.

* Descripción del negocio. ¿En qué se diferencia el producto de usted de los que ya están en el mercado? Aquí se describe el producto o servicio que el negocio va a vender y cómo va a satisfacer las necesidades de los futuros clientes.

*Descripción de la compe tencia. Es importante analizar los otros negocios que hacen lo mismo que usted piensa hacer. ¿Quiénes son? ¿Qué es lo que hacen bien o mal? ¿Cómo lo puede hacer usted mejor? ¿Cómo van a reaccionar si usted introduce un producto nuevo en el mercado? ¿Bajarán sus precios o sacarán ellos un nuevo producto para hacerle a usted la competencia?

* Estrategia de ventas. También es necesario poner por escrito las condiciones y la organización para vender su producto. Si nadie compra su mercancía, el nuevo negocio no va a durar mucho. Aquí es donde usted expone cómo va a conseguir clientes.

*Plan de operaciones. En esta sección se presenta la manera en que el producto se va a fabricar y entregar a los clientes. Por ejemplo, si la nueva empresa va a vender ropa, aquí es donde se debe explicar cuántas máquinas y cuántas operadoras se necesitan para producir la ropa y cómo la va a hacer llegar al público (a través de sus propias tiendas o las de otros.) Si el negocio vende un servicio, aquí se explica cuantas horas al mes se van a dedicar a proveer ese servicio y cuánto se va a cobrar por hora. La semana que viene completamos la lista con un dicho del autor del Quixote, Miguel de Cervantes.