Tu Tecnología: La computadora contra tu cerebro

Tu Tecnología: La computadora contra tu cerebro

En la esquina azul aparece el último modelo de computadora con el sistema operativo más rápido, eficiente, con olor a plástico nuevo y probablemente fabricada en China. En la esquina roja está tu cerebro, un modelo clásico con pocas variaciones de fábrica y disponible solamente en color gris.

¿Quién gana?

Tú sabes como contestar mejor esa pregunta, pero los desarrollos en el campo de la computación cognitiva pronto pueden tener una nueva respuesta. La computación cognitiva es básicamente la creación de una máquina que funciona más como un cerebro que como una calculadora. Déjame explicarte las diferencias:

El cerebro humano es la computadora más eficiente y sofisticada que existe. Esto no es debido a su capacidad de procesamiento, sino a la manera que procesa la información y a la cantidad de cosas que hace basado en su tamaño y consumo de energía, que no sobrepasa la de un bombillo de 20 watts y pesa y ocupa menos espacio que la mayoría de las laptops.

La diferencia esencial entre el cerebro humano y las computadoras es la manera en que se hace el procesamiento; básicamente su diseño fundamental.

Las computadoras modernas no son más que versiones más jóvenes y eficientes que sus tatarabuelas, las calculadoras. Todavía utilizan un reloj central por el que se rigen para hacer cálculos y, básicamente, mientras más rápido sea este reloj más capacidad de procesamiento tienes. Por eso es que cuando se trata de procesadores y velocidad de una computadora dicen 2GHZ o 3GHZ; estas son frecuencias, no son velocidades, pero normalmente mientras más altas, mejor.

El otro problema de las computadoras es que el procesador y la memoria no están integrados, son esencialmente dos componentes distintos. En el caso del cerebro los dos están íntegramente compaginados, lo que tiene sus ventajas desde el punto de vista de procesamiento pero sus desventajas son obvias, ya que todavía no hemos descubierto la manera de hacerle un upgrade a nuestra memoria cerebral como le hacemos a las computadoras.

¿Te acuerdas de Watson, la computadora de IBM que ganó el torneo de Jeopardy? En esa instancia Watson no estaba conectado al Internet y solo tenía la información que fue provista por sus programadores. Pero hoy en día la súper computadora no tiene estas limitaciones. Watson puede interpretar y analizar un mar de datos que para los humanos es sencillamente imposible. Nosotros interrogamos a Google con una búsqueda mientras que Watson lo toma prisionero y le hace un trasplante para sacarle toda la información posible, esto es sin contar las bases de datos distribuidas mundialmente que contienen millares de millares de información que todavía no solo no ha sido analizada, sino que no ha sido correlacionada para convertirla en información que sea consumible para los humanos.

En estos momentos, IBM está trabajando en un proyecto nombrado SyNAPSE que promete reproducir la arquitectura y la estructura del cerebro humano. Al final, la imitación es la forma más sincera de elogio. Eventualmente las computadoras cognitivas van a ser parte de nuestra realidad y tomarán mejores decisiones que los seres humanos basadas en datos, investigaciones y precedentes y hasta razonarán sobre la mejor manera de hacer las cosas. Solo espero que no desarrollen una imaginación y que terminen gobernando el planeta y nos tomen de esclavos, como en las películas de ciencia ficción.