Una medicina llamada sexo

Las relaciones sexuales pueden traerte beneficios físicos, emocionales y psicológicos.
Una medicina llamada sexo
Tener sexo genera diversos beneficios físicos, psicológicos y emocionales.
Foto: Archivo

¿Te sientes estresada o deprimida? ¿Te duele la cabeza? ¿Quieres bajar algunos kilitos? ¿O tal vez deseas mejorar tu sistema inmunológico y hasta tu desempeño laboral?

Olvídate de las dieta rigurosas, la medicina alternativa y los libros de autoayuda, profesionales de la salud aseguran que la solución a tus problemas se encuentra en tu relación de pareja… y en tu cama.

“Una relación sexual plena no solamente satisface los aspectos físicos instintivos o necesidades desde el punto de vista fisiológico”, dice el psiquiatra Miguel Ángel Cuello, “sino que al ir integrada con una serie de sentimientos y emociones de amor y respeto, puede traer consigo muchas bondades psicológicas y de salud”.

La expresión “hoy no amor, me duele la cabeza”, se ha convertido en un sinónimo internacional de evasión, que sin duda ha llevado a más de una persona a revalorar su aspecto, su comportamiento hacia su pareja y hasta su relación.

Pero habrá qué pensar en otra fórmula: investigadores del Departamento de Neurología del Hadassah University Hospital y la Hebrew University, ambos en Jerusalén, reportaron la mejora en pacientes con cefalea en racimos -un dolor de cabeza muy intenso-, tras la actividad sexual.

El artículo publicado en el Journal of Neurology, Neurosurgery, and Psychiatry, presenta los casos de dos hombres, de 61 y 47 años, con dolor de cabeza recurrente, a veces hasta en episodios de más de una hora, que presentan alivio durante la estimulación sexual y de manera casi inmediata durante el clímax.

El neurólogo con especialidad en neurofisiología, Luis Espinosa, atribuye este resultado a que las endorfinas actúan de forma común sobre centros moduladores del dolor, haciendo posible que el alivio sea generalizado para otro tipo de dolores y no sólo cefaleas.

“Puede parecer chistoso el dicho de las abuelitas de decir ‘ya que se case para que se quiten los males’, pero resulta que tiene algo de razón porque tener una pareja estable te brinda este tipo de beneficios”, expresa el también profesor de neurología de la Escuela de Medicina del Tec de Monterrey.

Las endorfinas también actúan sobre el hipotálamo, que regula funciones como la saciedad y el hambre, los ciclos de sueño, el impulso sexual, y la sed, lo que lo convierte en el mejor remedio para el insomnio, asegura Espinosa.

“El problema es hacerles la sugerencia”, comenta entre risas el médico, “porque hay quienes puedan reaccionar de manera negativa, imagínate piensan ‘¡usted es neurólogo, que se anda metiendo con mi vida privada!'”.

Otra forma de obtener estos resultados es con ejercicio aeróbico, ya que también produce endorfinas; sin embargo, en el caso del insomnio el efecto de las endorfinas se pierde al bañarse y realizar alguna comida, lo que deja a la persona en un estado de mayor alerta.

Y es que las famosas endorfinas incluso pueden contribuir de manera indirecta al mejor funcionamiento del sistema inmunológico.

“Las endorfinas ayudan a que las células del sistema inmunológico estén maduras y funcionales al 100 por ciento para que al momento que son estimuladas por un agente extraño reaccionen mejor”, dice Alma Yolanda Arce, inmunóloga y microbióloga.

Sin embargo, para que este efecto sea prolongado debe estar acompañado de estabilidad emocional, asegura la profesora del Servicio de Inmunología de la Facultad de Medicina de la UANL.

“Si una persona está en estrés y depresión constante está estimulando su sistema neuroendocrino y se producen hormonas, como el cortisol, que suprimen la actividad de las células del sistema inmune y por lo tanto lo hacen más susceptible a enfermedades infecciosas, al desarrollo de tumores y cualquier tipo de inmunodeficiencia”.

De acuerdo con la inmunóloga, es por esto que en pacientes con cáncer se hace hincapié en una actitud positiva, pues la felicidad ayuda a fortalecer su sistema inmunológico.

También, la actividad sexual es considerada un ejercicio aeróbico que, de acuerdo con los especialistas, ayuda a quemar hasta un promedio de 150 calorías cada media hora… ¿mejor que ponerse a dieta o ir al gimnasio?

El contacto íntimo de la relación sexual no sólo ayuda a la mejora de la salud física, sino que a nivel psicológico evoca emociones en las que tanto el hombre como la mujer cumplen necesidades de apoyo y seguridad que llevan mejorar el autoestima, asegura Cuello, vicepresidente Región Noreste de la Asociación Psiquiátrica Mexicana A.C.

“Cuando una relación es plena, la caricias y el contacto físico influyen de manera importante a nivel mental porque eso da una sensación de seguridad y confort en la pareja que se ve reflejado en una mayor valoración de uno mismo”, comenta.

Sin embargo, los beneficios de la actividad sexual van más allá de la cuestión afectiva, ya que, al ser uno de los procesos bioquímicos más complejos en el ser humano, produce múltiples cambios a nivel neuronal que pueden influir en el estado anímico de las personas.

“Antes y durante el acto sexual se liberan sustancias que actúan como neurotransmisores, como las endorfinas que crean un sentimiento de euforia y bienestar, pero también serotonina y dopamina que están muy relacionadas con la depresión, la ansiedad y el estrés”, explica el psiquiatra.

La actividad sexual ayuda a mejorar las relaciones sociales y el desempeño laboral, y no sólo por la liberación de estrés, afirma la antropóloga Helen Fisher, autoridad mundial en el análisis de la conducta humana y la sexualidad.

De acuerdo con la profesora de la Universidad de Rutgers, en Nueva Jersey, la actividad sexual incrementa el flujo de dopamina en el cerebro, una sustancia que impacta en el desarrollo de rasgos óptimos en el ámbito laboral.

“La dopamina es un neuroquímico que te hace sentir energético, optimista, entusiasta y que dispara rasgos como la curiosidad, creatividad y toma de riesgos, y esos rasgos tienen un impacto positivo en el desempeño laboral”, comenta la investigadora.

Además, cualquier tipo de actividad sexual también aumenta los niveles de testosterona, lo que contribuye a una mejor solución de problemas, mayor confianza, y bienestar, afirma la autora del libro Por qué amamos: naturaleza y química del amor romántico.

La testosterona también ayuda a provocar sentimientos de competitividad, que es otro rasgo importante en el desempeño laboral.

Pese a que la actividad sexual ayuda en todos estos aspectos, no significa que los especialistas recomienden aumentar las relaciones de pareja con estos objetivos en mente… pero, sin duda, la ciencia avala que es una forma placentera de mantenerse sano.