Castañeda habla de optimismo económico

El crecimiento de la economía y la democracia, son la razón, dice

SANTIAGO DE CHILE (Notimex).- América Latina exhibe tres rasgos que despiertan optimismo en el escenario mundial: la democracia, el crecimiento económico y el surgimiento de las clases media, aseveró ayer en Chile el ex canciller mexicano Jorge Castañeda.

En una conferencia dictada en la Cátedra Roberto Ampuero de la Universidad Finis Terrae, de la capital chilena, Castañeda dijo que, en el caso de la democracia, en el presente, prácticamente en toda la región, “el poder sólo se obtiene, sólo se pierde en las urnas”.

“Uno puede discrepar de tal o cual aspecto del desarrollo de las elecciones en Venezuela el pasado domingo, pero su carácter democrático pasó por una prueba contundente: a saber, que el que perdió reconoció su derrota”, apuntó.

El ensayista mexicano, quien intervino en la conferencia sobre “Latinoamérica-dos corrientes en tensión”, indicó que “un tema también común, con algunas excepciones, es que (Latinoamérica) es una región en pleno crecimiento económico desde hace 10 años”.

“La región en su conjunto ha vivido ya 10 años de constante crecimiento económico, sin devaluaciones, sin crisis inflacionarias, sin colapsos económicos, como a los que estábamos acostumbrados en el pasado”, apuntó.

El catedrático agregó que un tercer elemento que caracteriza a la región en el presente, es que, “gracias justamente a la consolidación democrática y a ese crecimiento económico, hemos atestiguado la expansión de las clases medias”.

“En cada uno de los países de América Latina, en estos últimos 10, 15 años, las clases medias se han consolidado. En varios países: Chile, México, Argentina, Brasil, ya que la sociedad es una sociedad mayoritariamente de clase media”, subrayó.

Castañeda añadió que “hay un cuarto rasgo común, pero menos positivo y representa un gran reto para la región y que es la presencia cada vez más generalizada del reto del narcotráfico, el crimen organizado y la violencia”.

Junto a estos rasgos que hablan de una cierta “homogeneidad” latinoamericana, advirtió el experto, “hay una fractura o divisiones en la región”, a partir de dos formas de inserción muy distintas en la economía global.

La primera es la de América del Sur, una inserción donde el papel de los “commodities” (cobre, hierro, soya, petróleo) a precios elevadísimos han tenido una importancia enorme.