Crece nivel de deuda en Centroamérica

El problema financiero de la región se originó tras la crisis financiera internacional de 2008 y aún no ha podido ser solucionado.
Crece nivel de deuda en Centroamérica
Personas compran en una tienda de Wal-Mart.
Foto: Archivo

Tegucigalpa .- Los niveles de endeudamiento en Centroamérica comenzaron a crecer muy rápido a partir de la crisis financiera internacional de 2008, dijo el director ejecutivo del Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (ICEFI), Jonathan Menkos.

“Ese rápido endeudamiento va en contrario al proceso que se venía salir de la deuda pública y quizá tiene una mayor relevancia en países como Honduras y Nicaragua, porque entraron en la Iniciativa de Países Pobres Altamente Endeudados”, subrayó Menkos en declaraciones a Efe en Tegucigalpa.

El problema es que esos países, sin haber terminado de pagar la deuda pública, se están volviendo a endeudar de una manera muy rápida, reiteró el economista.

Indicó además que de todos los países centroamericanos, Honduras y El Salvador actualmente “presentan una alerta amarilla y deben tomar cartas en el asunto, no solo por el lado del ingreso, sino también por el del gasto y revisar el manejo de la deuda pública”.

Añadió que actualmente no tienen cifras precisas sobre la deuda interna de Centroamérica, pero que se está haciendo un estudio y que sin duda los niveles comenzaron a crecer de manera muy rápida a partir de la crisis financiera internacional de 2008.

Menkos señaló que cuando se eleva la deuda pública “se pierden posibilidades de destinar esos recursos para otras cosas como proyectos productivos”.

“El mayor problema es que ese endeudamiento provocará en el futuro unas cuentas que imposibilitarán a los Estados a hacer sus políticas públicas del día a día”, advirtió.

Agregó que “en este momento el pago de la deuda pública en la región representa entre el 15% y el 25% de los presupuestos públicos”, y que en el caso particular de Costa Rica “representa una cuarta parte del presupuesto general”.

“En términos de deuda es necesario saber si se está utilizando de manera transparente por un lado y si está siendo estratégica, si es deuda para construir más infraestructura económica y social, o si es deuda que estamos utilizando para pagar salarios o para comprar medicamentos”, expresó Menkos.

Si la deuda es para pagar salarios o comprar medicamentos, los países están comprometiendo deuda por no tener la capacidad de pagar con quienes hoy tienen la responsabilidad de financiar el Estado, acotó.

En lo que respecta a recursos para el manejo de la administración pública, la recaudación continúa dependiendo de impuestos al consumo que pagan las grandes mayorías de los países, y aunque se están haciendo algunos esfuerzos, según Menkos, “es muy poco en términos de mejorar la recaudación de los impuestos directos”.

Uno de los problemas con la captación de recursos, es que se siguen “observando muchos privilegios fiscales donde entran sectores muy pujantes de la economía centroamericana”.

“Contrario a aprovechar esa pujanza para que participen en la construcción del desarrollo, los Estados están premiando esa pujanza con el no pago y la no participación de estos sectores en la recaudación y en la construcción de las cosas que son de todos, de los bienes públicos”, dijo Menkos.

Por su parte, el economista por Honduras ante el ICEFI, Hugo Noé Pino, señaló que se debe “hacer una revisión completa de todos los componentes de la política fiscal” en los países centroamericanos, porque todavía se cuenta “con una estructura tributaria muy inequitativa”.

“Hay que modificar la relación entre impuestos directos e indirectos y eliminar una serie de exoneraciones fiscales que no se justifican y que constituyen privilegios para grupos económicos con poder político”, agregó.

Además, los Estados “tienen que ser más eficientes en el manejo de recursos que cuesta recaudar, estableciendo prioridades y ser transparentes con rendición de cuentas, dijo el también exministro de Finanzas y expresidente del Banco Central de Honduras.