Una mala cirugía plástica puede arruinar tu belleza

Si has decidido realizarte una cirugía plástica en el rostro o cuerpo, lo mejor es que busques un profesional certificado que no arruine tu belleza natural.
Una mala cirugía plástica puede arruinar tu belleza
Una cirugía plástica mal practicada puede arruinar tu belleza.
Foto: Archivo

Hay personas que después de una cirugía plástica lucen mucho mejor que antes, esto gracias a una intervención por medio de la cual se quitaron cicatrices, estilizaron la nariz o cambiaron algunos detalles de tamaño o forma de sus orejas, barbilla o pómulos.

Sin embargo, no siempre es así, y hay quien tras una operación estética acaba con la armonía que tenía en su cuerpo o rostro, e incluso atenta contra su salud. Moraleja: Hay que saber decidir el cirujano antes de acudir al quirófano.

“Me operé la nariz porque no me gustaba, era muy ancha y con las fosas nasales muy abiertas; lamentablemente me quedó tan espigada que parece de plástico”, comenta Adriana, quien decepcionada buscó la manera de arreglar la cirugía y agrega: “Creo que hubiera sido mejor quedarme con la nariz como la tenía, ya que ahora me veo y me siento como si no fuera yo misma”.

El doctor José Luis Haddad Tame, presidente de la Asociación Mexicana de Cirugía Plástica, Estética y reconstructiva AC, comenta que no es difícil encontrar ‘médicos’ y no médicos que usurpan el título de cirujanos plásticos y que sólo ocasionan resultados negativos en quienes operan. Y subraya que lo más importante es que el especialista esté calificado, así como que el paciente sepa que está en manos de un profesional, así que no se te olvide verificar la certificación del cirujano con las asociaciones que agrupan, capacitan y certifican.

Adriana consultó a un par de expertos para ver si era posible ‘reconstruir’ su nariz y las opiniones fueron optimistas: “Me dijeron que era prácticamente imposible revertir el proceso, pero que sí se podía mejorar su apariencia. Tuve el dilema de volver a someterme a una operación o dejar mi nariz así, no fue fácil tomar la decisión”.

A este respecto, José Luis Haddad comenta que si un paciente está insatisfecho por una cirugía mal practicada, su recomendación es en primera instancia acudir al cirujano que hizo la operación y exponer la situación para evaluar si es posible corregir, pero en caso de que se haya perdido la confianza en el médico, busque un experto para que le brinde una segunda opinión.

Adriana decidió finalmente someterse a nuevo proceso y el resultado fue distinto: “Aunque el médico me dijo que todo había salido muy bien, me daba pánico ver cómo había quedado mi nariz. Cuando ya pude verla a pesar de la hinchazón me sentí tranquila porque ya no parecía una nariz de juguete ni de plástico. Ahora, te puedo decir que me veo al espejo y estoy feliz porque de nuevo me veo ahí”, finaliza.

El especialista comenta que hay muchos ejemplos de personas que fueron bellas pero que acabaron con esa hermosura, debido a que no se aseguraron en estar en manos de un especialista ético que les indique de manera honesta las expectativas que había de la operación, así como cuáles son las consideraciones y recomendaciones puntuales para cada paciente, y concluye: “Independientemente de los tratamientos que se sigan o procesos que se apliquen, nunca vamos a estar igual, el cuerpo cambia, vamos a envejecer y no se puede cambiar eso”.

No se trata de que renuncies a la cirugía plástica como una alternativa viable y efectiva para cambiar, sanar o corregir alguna parte de tu cuerpecito con la que no se estés conforme. Se trata de que tengas la certeza de que estás en manos de un experto quien te ayudará a definir si es o no el quirófano el sitio en el que conseguirás lo que deseas, y si es así, sí seas más hermosa.

Colaboración de Fundación Teletón México.

“El principio de ser paciente es empezar con uno mismo”.

Bojorge@teleton.org.mx