KidZania… una ciudad perfecta

El parque KidZania podría abrir puertas en 2015 en este país
KidZania… una ciudad perfecta

Sin tener hijos, ni encontrarse en ese mundo al que los padres entran una vez que éstos llegan, Xavier López Ancona, no lo necesitó para, de manera atinada, encontrar qué divirtiera a un niño.

La respuesta —que se escucha muy simple— fue: que los niños jueguen a ser a grande.

Así que, con esa premisa en mente, López Ancona construyó Kidzania en Santa Fe, México. Una pequeña ciudad donde los peques además de jugar con tareas que los adultos les prohibirían, aprendieran.

“Yo no tengo hijos pero tengo 16 sobrinos, mis amigos tienen hijos, y la queja de estos padres era la misma: no sabían a dónde llevar a divertir a sus hijos”, explica el empresario y presidente de KidZania. “Se quejaban de no tener un lugar que fuera sano, educativo y sobre todo seguro. Había muchos niños y muy pocas opciones para ellos”.

KidZania es un parque temático recreativo, similar a una gran ciudad, de manera literal. Tiene una universidad, un banco, un hospital, un hotel, un súper, un periódico, un canal de televisión, de radio. Además de un teatro y oficinas de servicio público, por citar algunos.

Esta ciudad de los niños —nombre que tenía antes de su expansión—, está en tres ciudades de México: Santa Fe, Cuicuilco y Monterrey; ocho franquicias en varias partes del mundo, en ciudades como Tokio, Lisboa, Dubái y Seúl, y en otros países en proceso de abrir, como Estados Unidos.

La idea de KidZania, explica López Ancona, nació originalmente de la creación de una guardería infantil.

“Un amigo mío se me acercó para proponerme un negocio, de crear una serie de guarderías que tuvieran un supermercado, un banco y un hospital, donde los niños se divirtieran”, relata.

Al entonces empleado de la compañía General & Electric, responsable del área de capital de riesgos, la idea no le interesó.

“La verdad yo le dije: ‘yo no voy a dejar mi trabajo para poner una guardería”, reveló.

Sin embargo de esa idea y las quejas de sus hermanos y amigos, el proyecto de guardería se transformó en un parque de diversión.

Sin dejar su empleo, López Ancona se dedicaba todas las noches y los fines de semana, en darle forma a sus ideas de crear un parque con cosas de adultos para los niños, “queríamos un lugar de edu-entretenimiento”.

El proyecto tardó en hacerse una realidad, poco más de dos años. “KidZania, en ese tiempo llamada la Ciudad de los niños, fue más exitosa de lo que esperábamos”, explica el empresario mexicano. “Esperábamos 400 mil visitantes el primer año y llegaron 792 mil”.

KidZania ha ganado reconocimiento internacional por esa idea genial de educar jugando.