Qué es la depresión estacional y cómo combatirla

Cada año, cuando las hojas de los árboles empiezan a caer y los días comienzan a acortarse, muchas personas…
Qué es la depresión estacional y cómo combatirla
Foto: tumblr

Cada año, cuando las hojas de los árboles empiezan a caer y los días comienzan a acortarse, muchas personas se deprimen, duermen más de la normal pero se siguen sintiendo cansadas. La tristeza las envuelve y no tienen ganas de hacer nada ni de ver a nadie. Algunas se refugian en la comida y se atiborran de golosinas.

Se trata de la depresión estacional, cuyas víctimas, el 75 por ciento de las cuales son mujeres, se sienten incapaces de afrontar el trabajo o las relaciones sociales.

Los síntomas son los mismos que los de una depresión normal: tristeza permanente, en especial por la mañana; pérdida de interés por todo; irritabilidad; problemas para dormir; descenso o aumento de peso, y pensamientos suicidas. Las personas que la padecen necesitan comer alimentos dulces y suelen experimentar un aumento de peso durante los meses de invierno. Sienten, asimismo, recrudecer su tristeza por la noche.

Aunque las dificultades relacionadas con la depresión invernal varían de una persona a otra, es frecuente sentir que el problema afecta a la vida social, afectiva y profesional. Por lo general, suele provocar dificultad para concentrarse, aislamiento, descenso de la libido, pérdida de interés por las actividades habituales y obesidad.

La tristeza estacional no es el abatimiento típico del invierno, el cual experimenta la mayoría de las personas de vez en cuando. Los síntomas depresivos leves que podemos sentir de tanto en tanto no nos impiden llevar una vida normal. La causa exacta de la depresión estacional se desconoce pero la disminución en la intensidad y en la duración de la luz solar en otoño y en invierno parece jugar un papel importante.

Al igual que el tratamiento de cualquier tipo de depresión, el de la depresión estacional recae en una psicoterapia y en los medicamentos antidepresivos, generalmente muy efectivos. Existe no obstante un tratamiento específico para este trastorno: la fototerapia, que consiste en sesiones de luz durante media hora cada día, lo que permite combatir la disminución de la luz en invierno. El uso de antidepresivos es otro de los pilares del tratamiento, así como hacer ejercicio físico con el fin de mantener la forma y fortalecer las capacidades relacionales.

Si comienzas a sentir síntomas de depresión al llegar el otoño, no dudes en buscar ayuda professional. Un tratamiento a tiempo puede servir para mantener la enfermedad bajo control.

var contentId=281474979028988;