Cómo motivar a tu adolescente

Motivar a tu hijo adolescente puede convertirse en todo un reto familiar.
Cómo motivar a tu adolescente
La motivación en los adolescentes puede ser muy sana.
Foto: Shutterstock

Están en un limbo: no son niños pero aún tampoco son adultos; el cuerpo les cambia así como también cambian sus emociones y muchas veces se sienten incomprendidos por su entorno.

¿Cómo motivar a tu adolescente en semejante contexto? La adolescencia es un periodo difícil no sólo para los jóvenes sino también para sus padres, quienes añoran al pequeño niño que tenían tiempo atrás y no saben qué hacer para guiar al teen de casa.

¡Calma! Respira hondo y lee con atención los siguientes consejos que podrían ayudarte a afrontar la situación y a lograr que tu adolescente se sienta motivado para cumplir con responsabilidad sus tareas diarias y emprender otras nuevas.

Si una tuviera que definir cómo se sienten muchas veces los adolescentes, quizás “perdidos” sería la palabra. De repente dejan de ser los niños que eran y sus papeles en la familia y en la sociedad se redefinen.

Al tiempo que inician una nueva búsqueda de hobbies e intereses, suelen sentirse incomprendidos por el mundo adulto que puede esperar que se comporten de tal o cual manera y ante el desconcierto, llegan a sentirse desmotivados y pasan así sus horas encerrados en sus cuartos o en la calle con sus amigos.

¿Cómo hacer que el adolescente cumpla con sus deberes en la escuela y en el hogar? ¿Cómo evitar la rebeldía que los caracteriza? ¿Cómo generarle nuevos intereses y motivaciones? Aquí algunos consejos sobre cómo motivar a tu adolescente.

// <![CDATA[var contentId=281474979035004;//

Una de las claves está en el respeto. Si buscamos que nos respeten, debemos respetarlos también como seres individuales con gustos y opiniones propios. Recordemos que no son más niños y que en vez de querer controlarlos, debemos intentar guiarlos; para ello es necesario fortalecer una relación de confianza basada en el diálogo abierto y honesto.

No cometamos el error de querer que hagan lo que nosotros -los adultos- queremos cuando queremos. Vamos a darles la libertad de que desarrollen sus propios intereses y que no sientan que nos están fallando si hacen lo que les gusta en vez de hacer lo que quisiéramos nosotros.

Eso sí, los jóvenes deben saber que esa libertad conlleva responsabilidades: si quieren tomar decisiones de manera independiente, que asuman la responsabilidad de las consecuencias.

Para que pueda encontrar qué le interesa, ayudemos a nuestro adolescente exponiéndolo a nuevas ideas y actividades y apoyándolo en lo que elija hacer. Animémoslo constantemente: si lo vemos depresivo, hagamos que siempre sepa que puede contar con nosotros, subrayemos sus logros y mostrémonosorgullosas del hijo/a que tenemos.

En cuanto a las obligaciones, un buen tip es dejarlo elegir: “¿quieres hacer tus tareas ahora o después de comer?” No nos imponemos mediante órdenes que posiblemente generen resistencia sino que estamos dando la posibilidad de elegir. Además, estamos permitiendo que ellos organicen sus tiempos: que sepan qué es lo que les corresponde hacer, pero que como “casi” adultos, organicen ellos cuándo y cómo hacerlo.

En resumidas cuentas, para motivar a nuestro adolescente debemos hacerle saber que puede errar (lo que lo animará a explorar en nuevos campos); que no tiene que satisfacer en un cien por ciento nuestras expectativas sino que debe trabajar para alcanzar sus propios sueños; que la libertad conlleva responsabilidad y sobre todo, que no importa qué, lo amamos y acompañaremos y guiaremos cuando nuestro adolescente se sienta, tal y como lo definimos, “perdido”.