Dos opciones en favor de la educación

Proposiciones 30 y 38 apoyan a las escuelas, pero con fórmulas distintas
Dos opciones en favor de la educación

Dos iniciativas en la boleta electoral del próximo 6 de noviembre en California plantean un aumento temporal de impuestos con el objetivo de invertir en las escuelas del estado, que están en el puesto 47 de gasto por estudiantes de los 50 estados del país, pero lo hacen con fórmulas muy diferentes que han producido un enfrentamiento entre las campañas.

La Proposición 30 tiene el apoyo del Gobernador Jerry Brown, el ex presidente Bill Clinton, la Fundación Dolores Huerta, grupos sindicales incluyendo la Federación de Maestros de California y numerosos grupos comunitarios.

El gobernador Brown es el principal motor de la medida, que aumentaría el impuesto de venta de California del actual 7.25% a 7.5% y aumenta el impuesto por ingresos a personas que ganan más de 250,000 dólares al año.

“Si no aprobamos esta medida tendremos más recortes inmediatos a la educación”, dijo Brown durante una visita a la Junta Editorial de La Opinión. “Además, creo que este es el único tipo de impuesto que tiene la oportunidad de ganar”. Según la Oficina del Analista Legislativo estatal alrededor del 40% de los fondos que recabe esta medida irán directamente a las escuelas y el resto se utilizaría para balancear el presupuesto estatal y mantener otros programas sociales. De manera inmediata, su aprobación impediría unos 6,000 millones de recortes a la educación que según los líderes estatales serían desastrosos para el estado de las escuelas, colegios y universidades, ya golpeados por años de recortes.

“La educación de California ya no puede sostener más recortes”, dijo el gobernador.

Por su parte, la Proposición 38, impulsada por la filántropa y activista Molly Munger, directora de la organización de derechos civiles Advancement Project, también es un aumento de impuestos, aunque sólo sobre ingresos, no de impuestos de venta. La 38 propone un aumento de impuestos más pequeño para personas de clase trabajadora (calculan que para una persona que gane entre 25,000 y 50,000 dólares al año serán 54 dólares) y uno mayor para las personas más pudientes.

Esta medida también tiene el apoyo de muchos distritos escolares, la Asociación de Padres y Maestros (PTA) y grupos de derechos civiles como ACLU, el Willie Velasquez Institute y personalidades como el actor y activista chicano Edward James Olmos.

No obstante, las dos medidas no pueden entrar en vigencia al mismo tiempo. Si ambas se aprueban, ganará la que obtenga más votos.

Actualmente las campañas están enfrentadas y la competencia está comenzando a volverse más intensa en la medida que se acercan las elecciones. Pero serán los votantes quienes tendrán la última palabra. Lo que sí está claro es que si ninguna de las dos se aprueban, habrá recortes inmediatos a las escuelas que ya fueron estipulados en el último presupuesto y que podrían significar un año escolar más corto y tarifas más altas en universidades.

Munger, la patrocinadora de la 38 dijo que su proposición recabaría unos 10,000 millones de dólares al año y que estipula fórmulas de distribución en que la mayoría de los fondos van para las escuelas K-12 y una parte para inversión en educación pre escolar o temprana pero los fondos no pasarían por Sacramento sino que irían directamente a los distritos escolares.

“Yo creo que en lo que se refiere a las escuelas, Sacramento no ha ganado nuestra confianza”, dijo Munger. “Creo que es mejor decirle a la gente, miren, este es el aumento y el dinero va a ir directo a las escuelas y no a que los políticos tengan sus luchas y decidan a donde va”.

Otros 3000 millones de dólares del fondo irán al estado para financiar el costo de bonos escolares, lo que según Munger “liberará esos fondos para que los usen en otras cosas, así que no es cierto que la 38 abandone otras necesidades del estado”.

Los electores tendrán que decidir en las elecciones de noviembre cual de las dos opciones prefieren. Si ganan las dos, se implementará la que tenga más votos.