Ataque deja 90 muertos en Siria

Los bombardeos ocurren mientras la agencia de alimentos de la ONU advierte que más sirios dependen de la asistencia de un programa almentario

BEIRUT, Líbano.— El ejército sirio lanzó fuertes bombardeos ayer contra bastiones rebeldes en el norte del país que mataron a por lo menos 90 personas, denunciaron activistas.

Los bombardeos ocurrieron mientras la agencia de alimentos de la Organización de Naciones Unidas (ONU) advirtió que más sirios dependen de la asistencia del Programa Mundial de Alimentos para seguir con vida mientras empeora la guerra civil.

Los ataques sacudieron las provincias de Idlib y Alepo y fueron descritos por los activistas como unos de los peores desde que los rebeldes que buscan derrocar al presidente Bashar al Assad lograron avances la semana pasada en la ciudad clave de Maaret al-Numan, en Idlib. La ciudad se ubica en el camino principal que conecta a Alepo con las ciudades del sur, entre ellas Homs y Damasco.

El régimen de al Assad ha recurrido cada vez más a su fuerza aérea en su empeño por aplastar a los rebeldes que han tomado grandes segmentos de territorio en el norte y cerca de la frontera con Turquía.

Rami Abdul-Rahman, quien dirige el grupo activista Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, con sede en Inglaterra, afirmó que los ataques aéreos fueron “concentrados e intensivos” y los peores en varias semanas. Agregó que los aviones realizaron 12 incursiones en el área de Maaret al-Numan en una hora. El grupo se apoya en información de una red de activistas en el terreno.

Agregó que por lo menos 90 personas murieron por los bombardeos y disparos de artillería. Dijo además que con frecuencia es difícil determinar “qué golpeó a un pueblo o villa” inmediatamente después de un ataque. Los Comités de Coordinación Local, otro grupo de activistas, dijo que hubo 96 muertos por los ataques.

Además del bombardeo aéreo Human Rights Watch citó el domingo acusaciones de que el Gobierno de al Assad ha estado utilizando bombas de racimo, las cuales están prohibidas por la mayoría de los países.

El grupo defensor de los derechos humanos con sede en Nueva York citó un video de aficionado y testimonio de la línea de fuego en Siria.

Las fuerzas armadas sirias niegan lo señalado en el reporte y a última hora del lunes dijeron en un comunicado que las acusaciones “carecen de fundamento y son parte de propaganda mediática que busca desviar la opinión pública internacional de los crímenes cometidos por grupos terroristas armados”.