El don de la vida

Estas fiestas, la actriz y cantante mexicana Maite Perroni se dedica a hacer un regalo que perdura – crear conciencia sobre el cáncer entre la comunidad hispana.
Sigue a La Opinión en Facebook
El don de la vida
Maite Perroni espera poder convencer a las mujeres a donar su cabello para las enfermas de cáncer que están bajo tratamiento y han perdido sus cabellos.
Foto: Omar Cruz / Pantene

La belleza latina tuvo sus comienzos frente a las cámaras en la telenovela Rebelde, donde interpretó a Guadalupe “Lupita” Fernández, una adolescente proveniente de una familia humilde quien, gracias a sus calificaciones, logra estudiar en la exclusiva y privada escuela Elite Way School en la Ciudad de México. La telenovela también lanzó a la fama a la agrupación musical RBD, de la cual Maite era miembro. El grupo, nominado a dos premios Grammy Latino, tuvo popularidad en Latinoamérica y los Estados Unidos hasta su separación en 2009.

Cuando se le preguntó si le interesaría hacer el crossover, dijo que no lo descartaría en un futuro. “Paso por paso. Vivo la experiencia de cada oportunidad y proyecto según venga”, dice. “Ya veremos qué pasa”.

Aunque no tiene ningún nuevo proyecto musical en estos momentos, pronto la verás interpretando a Renata en la telenovela El Arribo de Conrado Sierra, que actualmente se encuentra en la fase de posproducción. No ofrece detalles sobre su personaje, solo dice que interpreta a una chica buena. Prefiere hablar sobre su nueva iniciativa para inspirar a las mujeres que luchan contra el cáncer. Como embajadora del programa Beautiful Lengths de Pantene, exhorta a las mujeres a dejarse crecer el cabello y luego donarlo para beneficiar a las víctimas de cáncer.

“Es muy importante que apoyemos a las mujeres que ya han sido diagnosticadas y que están atravesando el proceso de terapia”, explica. El programa, que comenzó en 2006, utiliza el cabello donado para crear pelucas sin costo para mujeres que han perdido su cabello como resultado de su tratamiento contra el cáncer. La diferencia entre las pelucas de Pantene y las demás es que estas están hechas de cabello real, lo que puede ser muy costoso y muchas veces las pacientes de cáncer no las pueden pagar.

Por medio de la Sociedad Americana Contra el Cáncer, el programa Beautiful Lengths de Pantene distribuye sus pelucas a bancos de pelucas de todo el país. Más de 24,000 pelucas se han donado hasta la fecha, y el programa ha recibido más de 450,000 donaciones de cabello de hombres, mujeres y niños.

La causa toca a Maite muy de cerca, ya que su propia madre es sobreviviente de cáncer. En mayo de 2010, fue diagnosticada con cáncer de seno en etapa 5. Recuerda esos momentos como uno de los más difíciles de su vida. El diagnóstico significaba que un 95% de los tumores de su madre eran malignos. Sintió temor por la salud de su madre y hasta ira con la vida al ver a su mamá someterse a una cuadrantectomía – una mastectomía parcial de su seno izquierdo, seguida de 33 tratamientos de radiación y medicamentos.

Se vio forzada a ignorar sus propios sentimientos y apoyar a su madre, quien dice le ganó la batalla al cáncer sola. “Es una mujer muy fuerte, que siente un gran amor por la vida”, dice Maite. “La tuvimos que apoyar, brindarle amor y sonrisas”.

Ahora espera que esta campaña les traiga sonrisas a otras mujeres. La Sociedad Americana Contra el Cáncer calcula que 1 de cada 3 mujeres hispanas será diagnosticada con cáncer en algún momento de su vida. Según la organización, las probabilidades de morir de cáncer son aproximadamente 1 de 6 en el caso de mujeres hispanas. Es la segunda causa principal de muerte entre los hispanos en Estados Unidos. Lamentablemente, un estudio que realizaron encontró que un 58% de las mujeres considera que la pérdida del cabello es el peor efecto secundario de la quimioterapia, y un 8% de ellas corre el riesgo de evitar el tratamiento que puede salvarle la vida por temor a perder el cabello.

“Muchas veces pensamos que el cáncer es la muerte, y nos da miedo”, explica Maite, “pero si cuidas tu cuerpo y te haces tus exámenes anuales y mamografías, lo puedes descubrir a tiempo y tener mejores resultados”.

Hoy, su mamá está muy bien, y su lucha es una importante lección que la joven actriz tiene presente en su vida, sobre todo durante la temporada de fiestas. “Celebro con mi familia; la pasamos juntos”, dice de la Navidad. Su abuela cocina platos y postres típicos, y le encantan los juegos de fin de año. Tiene bonitos recuerdos de su niñez, de recibir regalos de Santa Claus e intercambiar regalos con su familia. Pero este año, el regalo de más valor que espera dar es poder convencer a las mujeres a donar su cabello y crear conciencia. “Es importante apoyar a las mujeres, y brindarles una sonrisa”.