Se desvían hacia temas domésticos

BOCA RATON/EFE – Barack Obama y Mitt Romney se desviaron de la temática de política exterior del tercer debate de anoche hacia asuntos internos.

Ambos candidatos pasaron al menos diez minutos hablando de educación, desempleo y presupuestos, pese a que el moderador, Bob Schieffer, trató de reconducir el debate.

Preguntados por la situación de Estados Unidos en el mundo, Obama aseguró que las alianzas del país con otras potencias “nunca han sido más fuertes” y además subrayó que la reducción del presupuesto en defensa ha permitido comenzar a “reconstruir EE.UU.”.

“(Las alianzas) en Asia, en Europa, en Africa, Israel, nos han permitido tener una presencia militar sin precedentes, así como cooperación de inteligencia, incluyendo el manejo de la amenaza iraní. Pero lo que también nos ha permitido hacer es posicionarnos para que podamos comenzar a reconstruir Estados Unidos”, dijo el presidente.

A partir de ese momento, la conversación se desvió hacia política interna y desempleo.

“Ese es mi plan- asegurarme de que estamos reconstruyendo la industria, que estamos creando puestos de trabajo aquí, como lo hemos hecho con la industria automotriz, no recompensar a las empresas que traspasan trabajos ultramar, asegurándonos de que tenemos el mejor sistema educativo del mundo”, dijo Obama.

“Tengo una política para el futuro y una agenda para el futuro”, replicó el candidato republicano. “Cuando se trata de nuestra economía, sé lo que se necesita para crear 12 millones de nuevos empleos y aumentar los salarios. Y lo que hemos visto en los últimos cuatro años es algo que no quiero ver a lo largo de los próximos cuatro años”, aseguró Romney.