‘Dralion’ tiene su toque latino

Dos latinos actúan en 'Dralion', el nuevo show del Cirque du Soleil que llega en los primeros días de noviembre a Los Ángeles

‘Dralion’ tiene su toque latino
El espectáculo incluye a un colorido grupo de acróbatas que presentan el show 'hoop diving'.
Foto: Cirque du Soleil

Por primera ocasión, desde su estreno en 1999 en Montreal, Canadá, la fantasía de Dralion del Cirque du Soleil sale de gira. En la lista de ciudades a las cuales transportará la magia de una espectáculo que fusiona las tradiciones milenarias de la acrobacia china y el enfoque vanguardista del mundo Cirque du Soleil, se encuentra la ciudad de Long Beach, California.

Dralion se presentará en la Arena de Long Beach del 1 al 4 de noviembre.

El nombre del espectáculo Dralion deriva de dos animales identificados culturalmente con el mundo oriental y el occidental: el dragón, que representa al este, y el león, al oeste.

Dralion le da vida humana, a través con su peculiar estilo, a los cuatro elementos que gobiernan la naturaleza. Cristian Zabala, cantante, bailarín y acróbata, interpreta en este espectáculo a L’Ame Foc un personaje clave para lograr el entendimiento y equilibrio del todo. “Mi personaje representa la fuerza única que unifica a los elementos: tierra, agua, fuego y aire…. Es una especie de chamán que invita a todos los personajes a reunirse para trabajar juntos en armonía… es algo mágico”, dijo Zabala en entrevista vía telefónica con La Opinión.

Zabala, originario de Buenos Aires, describe su participación en el escenario como algo místico. “Me siento que no soy yo. Es el personaje”, señaló Zabala, agregando que al final del espectáculo los aplausos y la aceptación del público son una oleada de energía impresionante que no puede describir con palabras.

La incorporación de Zabala en la renombrada compañía de entretenimiento canadiense no fue fácil. Fue una jornada de diez años de audiciones, preparación y constancia hasta que en el 2003 fue invitado a formar parte del espectáculo Alegría como acróbata, aunque su fuerte es ser cantante. “Fue un trayecto largo… Pero Cirque Du Soleil me regaló paz mental, me proveyó de un espacio para ser yo mismo, me dio libertad.”, agregó Zabala.

Facundo Gimenez, originario de Buenos Aires, tiene otro importante papel en el desarrollo de esta experiencia escénica.

“Yo soy uno de los payasos del show”, dijo Gimenez quien debutó en la compañía con Wintuk en el año 2007, “Estar presentándome en un escenario haciendo lo que uno ama y lo que estudio toda la vida es algo invaluable, y más aún perteneciendo a esta importante compañía que te deja desempeñarte como artista”.

Pero realizar este oficio bajo los parámetro que exige un estilo intelectual de comedia europea implica mucho más que improvisación y espontaneidad; requiere mucho estudio y concentración.. “Yo me preparo llegando a lo que llamo el estado de “Clown”. Somos como magos que hacemos lo que queremos con lo que queremos, ya sean emociones u objetos. Somos dueños del momento, manipulamos situaciones y emociones”, explicó Gimenez.

A pesar de llevar una estricta disciplina con metas y objetivos claros, Gimenez confiesa que sus personajes le han enseñado, con el correr de los años, a ser más espontáneo. “Hay que vivir el presente y ser felices”, agregó.

Detrás de las luces, los colores, el deslumbrante vestuario y maquillaje, los llamativos escenarios y los espectaculares actos, es decir detrás de la magia del circo existe otro mundo fascinante que es el de los actores que convierten en realidad esta fantasía, como es el caso de Cristian Zabala y Facundo Gimenez, dos de los integrantes latinos de Dralion.