El flu puede evitarse, ¡prepárate contra el contagio!

El flu es una enfermedad respiratoria viral que suele causar complicaciones

El flu puede evitarse, ¡prepárate contra el contagio!
La influenza se propaga rápidamente y es conveniente prevenirla,
Foto: Wikimedia Commons

El flu es una enfermedad respiratoria viral que suele causar complicaciones en los ancianos, los niños pequeños y las personas con problemas de salud. Sus síntomas son fiebre alta, dolor de cabeza, cansancio, tos seca, dolores de garganta y musculares, congestión nasal y malestar estomacal que puede incluir náusea, vómitos y diarrea.

Cada año, cuando llega la temporada de otoño, entre el 5 y el 20 % de los norteamericanos se enferman, razón por la que más de 200,000 personas tienen que ser hospitalizadas. De ahí la importancia de la vacunación, sobre todo entre los sectores de la población con más riesgo de complicaciones en caso de contagio.

La influenza se propaga a través de las gotas de saliva que se expulsan al toser o estornudar, desde el día anterior a la aparición de los síntomas hasta siete días después de haber contraído la enfermedad, lo que quiere decir que una persona puede contagiar a otra sin saber que está enferma.

Es importante no confundir el flu con un resfrío ordinario, pues aunque ambas son enfermedades respiratorias, las producen virus diferentes. Por lo general la primera es peor que un resfriado común, pues los síntomas son más intensos.

Cómo protegerse

Existe una vacuna contra la gripe, conocida en inglés como flu shot, que ha sido aprobada para personas mayores de seis meses, mientras que la vacuna por spray nasal se aplica a personas entre los dos y los 49 años, pero no está aprobada para embarazadas. Alrededor de dos semanas después de la vacunación, el organismo crea anticuerpos que protegen contra la infección por el virus. Se recomienda la vacunación para todas las personas en riesgo de enfermarse y transmitir la enfermedad, incluyendo a los niños en edad escolar.

También existen medicinas antivirales que pueden prevenir la influenza, pero solamente el médico puede decidir si alguien debe tomarlos o no.

Hábitos de prevención

• Evita estar en contacto con personas enfermas, y no salgas de casa si contraes la gripe.

• Cúbrete la boca y la nariz al toser o estornudar, para no contagiar a las personas que te rodean.

• Lávate las manos con frecuencia para combatir los gérmenes.

• Procura no tocarte los ojos, la nariz y la boca, porque si antes has tocado algo contaminado, podrías contraer la enfermedad.

• Sigue un estilo de vida sano, con una buena nutrición, bebiendo agua y durmiendo lo suficiente y practicando ejercicios físicos.

Remedios caseros

Si a pesar de las medidas de prevención contraes la gripe, trata de mantenerte bien hidratada, especialmente si tienes vómitos y diarrea. Evita la cafeína pero bebe tés de hierbas con miel para aliviar la garganta.

La sopa de pollo, tan recomendada por las abuelitas, realmente resulta de gran ayuda, pues descongestiona las vías respiratorias. También es muy efectivo inhalar vapor de agua, a la que se hayan agregado unas gotas de menta o eucalipto para aflojar la flema alojada en los bronquios.

Hay muchos remedios caseros destinados a aliviar los síntomas de la influenza, pero el más importante es mantenerse en reposo el mayor tiempo posible, mientras el organismo combate la enfermedad con sus propios recursos. Y sobre todo, ¡mucha paciencia! Los malestares no cederán hasta una semana después de haber aparecido.