Nueva Jersey decreta evacuaciones y cancela el PATH

La costa del Estado Jardín es, por ahora, el punto donde “Sandy" tocará tierra
Nueva Jersey decreta evacuaciones y cancela el PATH
El servicio del tren PATH será suspendido desde esta tarde en Nueva Jersey.
Foto: Archivo

Nueva York – El estado de Nueva Jersey anunció hoy una serie de evacuaciones de zonas costeras, así como la cencelación del servicio del tren PATH, en anticipación de la llegada del huracán “Sandy”, que incluyen también el cierre de los casinos de Atlantic City a partir de esta tarde.

La costa de Nueva Jersey es, por ahora, el punto donde “Sandy” tocará tierra, aproximadamente en la mañana del lunes, si bien se sentirán fuertes rachas de viento ya desde la noche del domingo.

Las previsiones meteorológicas apuntan a que “Sandy” podría generar vientos de hasta casi 130 kilómetros por hora, aunque con rachas puntuales aún mayores, así como lluvias muy intensas.

“Estamos listos”, anunció el gobernador del estado, Chris Christie, en una conferencia de prensa en la que anunció las evacuaciones y detalló los preparativos de las autoridades estatales (como el cierre progresivo del transporte público a partir de esta tarde).

Las autoridades no precisaron a cuántas personas afectan las evacuaciones.

Nueva Jersey es un estado costero y con ríos y zonas pantanosas, por lo que está muy expuesto a las inundaciones, mareas anormalmente altas y olas que puede ocasionar el huracán.

Por ello, Christie anunció la evacuación de la mayor parte de la costa del estado, incluyendo los casinos y hoteles de Atlantic City, donde se enviarán autobuses para ayudar en el proceso.

“Siempre habrá gente” que no quiera evacuar, dijo Christie, quien pidió que actúen “de forma inteligente”.

El gobierno estatal, que afirma haber optimizado los mecanismos de preparación tras las enseñanzas de los huracanes y tormentas tropicales de los últimos años, ha movilizado también a 150 militares de la Guardia Aérea Nacional.

El gobernador Christie reconoció que habrá daños en las infraestructuras y la propiedad privada, así como cortes de carreteras y del suministro eléctrico en algunas zonas, pero confió en que no habrá destrucciones catastróficas.