Piden investigar la marihuana

El crecimiento de los cultivos de la marihuana está ejerciendo una presión muy fuerte en el uso del agua
Piden investigar la marihuana
La marihuana ha tenido una explosión enorme en los últimos años y a los ambientalistas les preocupa la repercusión ambiental.
Foto: Archivo

SACRAMENTO.- Una expansión sin precedentes en los cultivos de marihuana en los bosques y terrenos públicos del Norte del estado orilló a los grupos ambientalistas a pedir a las autoridades forestales que investiguen el impacto en el medio ambiente y en las especies en extinción de los ríos.

“Esto no tiene nada que ver con la planta en sí. Esto es un reclamo que haríamos igual si se tratará de otro cultivo que ha tenido una explosión enorme en los últimos cinco años como ha pasado con la marihuana”, dijo Gary Graham Hughes, director ejecutivo del Centro de Información de Protección Ambiental (EPIC), una organización no lucrativa dedicada a proteger bosques, aguas, estuarios y especies nativas del Norte de California.

Hizo ver que el crecimiento de los cultivos de la marihuana está ejerciendo una presión muy fuerte en el uso del agua y algunas especies como el salmón. Además de provocar deforestación. “Es una cuestión de salud pública y protección ambiental por el uso de químicos, pesticidas y fertilizantes. Y si bien hay productores que pueden ser cuidadosos, no todos lo son”, comentó.

De acuerdo a EPIC, el mayor impacto lo ha resentido el Bosque Nacional de Mendocino y el Bosque Nacional Klamath pero el fenómeno se da tanto en tierras públicas como privadas.

Esta problemática hizo que el EPIC solicitara un análisis que revele el impacto del cultivo de la marihuana en los terrenos de los bosques nacionales y en las especies en peligro de extinción. Una petición que hicieron también el año pasado pero que fue rechazada. “Tal vez porque no ser legal pero esto es una amenaza que no debe ser abordada sólo desde el punto de vista policiaco”, consideró Hughes.

Aunque no ha habido una respuesta oficial, tanto el Departamento de Justicia como el Servicio Forestal y el Buró de Manejo de Terrenos reconocen el daño que generan los cultivos de marihuana al medio ambiente.

En un comunicado conjunto entre el Departamento de Justicia y Servicio Forestal, se dio a conocer que aún largo tiempo después de que la cosecha termina, los terrenos públicos sufren el impacto de la marihuana.

“Los productores remueven la vegetación natural para hacerle lugar a la marihuana, derriban árboles para permitir el paso de la luz a sus cultivos, y desvían arroyuelos de su cauce natural para irrigar sus sembradíos”, señalaron. Esto puede incluso poner en riesgo el abasto de agua para consumo humano. Cada planta requiere un galón de agua por día.

Y agregaron que “introducen químicos y veneno para fertilizar las cosechas; y usan indiscriminadamente insecticidas y venenos para ratas, con lo que dañan el terreno y las vías fluviales”. Muchos de esos productos están prohibidos por la Agencia de Protección del Medio Ambiente (EPA).

Asimismo dejan basura y equipo abandonado por años. Y algunas de las áreas boscosas más impolutas han quedado marcadas y no pueden recuperarse sin una costosa intervención humana.

En promedio se estima que el costo por acre para limpiar los desperdicios es de entre 14,800 dólares y 17,700 dólares.