Prometen una comida más saludable

Concejales de Los Ángeles aprobaron moción que se compromete a seguir los parámetros del Concejo de Política en Comida de LA.
Prometen una  comida más saludable
Todas las personas están invitadas a llenar un formulario en donde se comprometen a seguir los parámetros de comer saludable.
Foto: Archivo

¿Puede una orden ejecutiva desde el Concejo de la Ciudad de Los Ángeles prometer comida saludable a bajo precio y además ser accesible?

Esta semana, los concejales de Los Ángeles aprobaron por unanimidad una moción que se compromete a seguir los parámetros del Concejo de Política en Comida de Los Ángeles en la compra de comida para las diferentes agencias locales.

“Nosotros creemos que la ciudad tiene la oportunidad de servir de modelo”, dijo el concejal Paul Koretz, quien representa a las zonas de Studio City, Fairfax, Hollywood y Bel Air.

“Esta es una buena política para nosotros y para todos”, agregó la concejal Jan Perry, quien aprovechó para promover “Meatless Mondays” (lunes sin carne).

Datos del Concejo de Política de Comida indican que en el Condado de Los Ángeles se gastan más de 25,000 millones de dólares anualmente en comida, lo que significa el mercado de consumidores más grande del país. Alrededor de 4,000 millones de dólares se gastan en frutas y vegetales.

El concejo considera que el tamaño del mercado es una oportunidad grande para exigir que las instituciones que compran a grandes escalas como las agencias gubernamentales, hospitales, y universidades ayuden a establecer los parámetros de lo que significa comida buena, saludable y a precio asequible.

“El establecimiento de una política de comida es muy importante para promover la producción de buena comida y hábitos alimenticios saludables”, dijo Matthew Sharp, de la organización sin fines de lucro California Food Policy Advocates, quien es miembro del Concejo de Política de Comida de Los Ángeles.

Este concejo define “buena comida” como alimentos contemplados en la guía nutricional del gobierno federal y que su consumo no causan enfermedades crónicas. Además la “buena comida” debe ser asequible para las familias de todos los ingresos económicos, estar disponible en las comunidades y que su producción y distribución sean sostenibles para el medio ambiente.

Pero la promesa de la buena comida abarca también temas de justicia social y sustentabilidad.

Una encuesta reciente de Princeton Review indica que el 94% de los consumidores escogen marcas que apoyan causas sociales. Además, la encuesta indica que por ejemplo el 68% de los consumidores de fresas están dispuestos a pagar más si las fresas fueron cosechadas por trabajadores que tienen un sueldo y condiciones laborales dignas.

Uno de las instituciones locales que más compran comida es el Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles (LAUSD), que también se ha unido a la promesa y durante un evento el pasado martes por la tarde se comprometió públicamente frente a padres y estudiantes a seguir los lineamientos de la “buena comida”.

Nury Martínez, miembro de la Junta de Educación del LAUSD, presentó una resolución sobre la adquisición de alimentos saludables que establece que los 700,000 estudiantes del distrito tengan acceso a alimentos nutritivos que provengan de productores locales que han respetado el medio ambiente.

“Estoy muy orgullosa de esta resolución. Como miembro de la Junta de Educación, sé que es mi responsabilidad establecer la infraestructura adecuada para que el Distrito pueda garantizar prácticas de Alimentación Saludable”, manifestó Martínez.

El LAUSD destina más de 100 millones de dólares anuales a la adquisición de alimentos y productos alimenticios y sirve más de 650,000 comidas cada día.

Aunque la ciudad de Los Ángeles y el LAUSD son algunos de los consumidores mayores, el Concejo de Política de Comida busca que todos los angelinos se comprometan a comer saludable. Todas las personas están invitadas a llenar un formulario donde prometen seguir los parámetros.