Sí a la Medida J

La Medida J propone aprovechar la ocasión del momento para hacer un buen negocio, acelerar los proyectos de transporte ya establecidos y pasarle la cuenta a otros contribuyentes. Esta es una propuesta oportuna que merece ser respaldada.

En el 2008 los votantes aprobaron en la Medida R una visión del futuro del transporte público, aumentándo el impuesto local a ventas en medio centavo por 30 años. La Medida J prolonga ese impuesto por 30 años más hasta 2039 para acelerar proyectos de la Medida R, en algunos casos hasta más de 10 años.

La propuesta básicamente es asegurar más fondos para el futuro y con ello obtener préstamos federales aprovechando el bajo interés actual y aprovechando asimismo el incremento de dinero en un fondo federal para transporte público.

La aprobación de esta medida permite dividir el costo de los proyectos actuales de transporte público entre la generación de hoy y la del futuro. Así también, ambas podrán disfrutar mejor del resultado.

Es un negocio redondo, que además creará más empleos en el área.

La única duda es la Dirección Metropolitana de Transporte (MTA) y por motivos bien fundados. Por ejemplo, la agencia a la cual se le garantiza un ingreso futuro de 90,000 millones de dólares no tiene buenos antecedentes a la hora de controlar costos. Los funcionarios electos en la Junta de Directores del MTA, que representan a los votantes, deben seguir el proceso de cerca.

Por otra parte, es una lástima que todavía el autobús sea considerado como una pieza muy secundaria en el rompecabezas que tiene el MTA para nuestra ciudad. La propuesta no tiene nada que ver con autobuses, pero queda de manifiesto que en la mirada hacia el futuro estos no comparten las prioridades de otros medios. Aquí no ocurre como en muchas grandes ciudades con sistemas bien integrados de transporte público.

No obstante, un voto en contra de la medida tampoco mejorará el sistema actual de autobuses ni beneficiará a nadie. Por el contrario, hará realidad el hecho de que los pasajeros de hoy y de los próximos 10 años puedan beneficiarse.

Esta propuesta ayudará al progreso de Los Ángeles. Dígale sí a la Medida J.