Baja reincidencia de exconvictos en California

El hecho se atribuye en parte a recientes medidas de rehabilitación
Baja reincidencia de exconvictos en California
Un programa que evalúa a los infractores según su riesgo de volver a reincidir ha reflejado mejoras en el sistema carcelario de California.
Foto: Archivo

SACRAMENTO.— El índice de las personas bajo libertad condicional que vuelven a cometer delitos se ha reducido levemente por segundo año consecutivo, según un informe divulgado ayer lunes, lo cual representa una mejora que las autoridades de los centros penitenciarios atribuyen parcialmente a las recientes medidas de rehabilitación de los detenidos.

El estudio es el primero en hacer un seguimiento de los resultados del programa que evalúa a los infractores según su riesgo de volver a reincidir. El programa ayuda a las autoridades de las cárceles a destinar supervisión y servicios de rehabilitación adicionales a los reclusos de alto riego antes y después de que salgan de los centros penitenciarios.

Por ejemplo los reclusos que reciben tratamiento para las drogas antes de dejar la cárcel tenían la mitad de posibilidades de cometer nuevos delitos que los adictos que no recibieron tratamiento.

El objetivo del programa es disminuir el índice de reincidencia, que es uno de los más altos entre los sistemas carcelarios del país. No obstante, a pesar de esta mejora constante, casi dos tercios de los exreclusos en California terminan presos nuevamente a los tres años de haber quedado en libertad.

“Nos complace ver que el índice de reincidencia está bajando y que las reformas que implementamos en el 2007 y el 2008 están funcionando”, escribió en una declaración Matthew Cate, secretario del departamento de centros correccionales del estado.

Las medidas se implementaron cuando el departamento empezó a usar en 2007 la evaluación que se llama Identificación para el Manejo de Infractores en Centros Penitenciarios para la Imposición de Sanciones Alternativas. Dicha evaluación está diseñada para guiar al departamento a la hora de asignar a los reclusos a los diferentes programas de tratamiento según sus necesidades.

Un año más tarde el departamento combinó esa evaluación con otro programa creado por la Universidad de California en Irvine (UC Irvine) diseñado para calcular la probabilidad que tiene cada recluso y cada persona en libertad condicional de cometer nuevos delitos. La meta es identificar a infractores de alto riesgo e intervenir antes de que sea demasiado tarde.

Previamente el departamento basaba sus medidas de rehabilitación solamente en el delito cometido por el infractor.

A pesar de estos programas casi 74 mil de los 116 mil reclusos que obtuvieron su libertad durante el período del estudio volvieron a ser arrestados.

En el reporte se hizo un seguimiento de los reclusos liberados de la cárcel hace cuatro y cinco años. Se indicó que el índice de reincidencia había bajado a un nivel inferior al 64%, casi cuatro puntos porcentuales en dos años.

Lee Seale, director de estudios de investigación del departamento, indicó en un mensaje de correo electrónico que el índice al cual las personas en libertad condicional son procesadas por nuevos delitos en California es casi igual al promedio entre el resto de los estados. Históricamente California tenía el índice de reincidencia más alto del país, superior al 70%, pero eso incluye a las personas que están bajo libertad condicional y que son arrestadas pero no procesadas, pero también a aquellos que vuelven a la cárcel por violar las condiciones de la libertad condicional.

A diferencia de California la mayoría de los estados no otorga libertad condicional a todos los exreclusos; por lo tanto no pueden volver a la cárcel por violación de la libertad condicional.

El sistema de California cambió drásticamente hace un año cuando el estado traspasó la responsabilidad por los delitos menores a la jurisdicción del condado. La mayoría de aquellos que violan la libertad condicional ahora pasan a cárceles de los condados en vez de a las prisiones estatales. Este cambio le ahorra al estado dinero además de reducir el hacinamiento en las cárceles.