Calabazas a la mesa en esta temporada

Con los ocres tintes otoñales y el follaje que cae de los árboles llega rodando hasta el súper mercado una rica variedad de calabazas, una oportunidad perfecta para cambiar su mesa desde la sopa hasta el postre en esta temporada.
Calabazas a la mesa en esta temporada
Lleve calabazas a la mesa en esta temporada. Son muy versátiles.
Foto: Agencia Reforma

MÉXICO, DF.- “El puré de calabaza sirve para elaborar diferentes platillos, tanto dulces como salados. En platos dulces puede combinarse con mantequilla y azúcar, además de saltearse con especias”, sugiere la repostera de Jaso, Sonia Arias.

Otra de sus recomendaciones es mezclar la pulpa de este ingrediente con lácteos como leche, crema y mantequilla para intensificar su sabor y convertirla en un buen complemento de carnes rojas o mariscos.

La calabaza puede ser un excelente relleno no sólo de pays, sino de pimientos, empanadas, panques y hasta ravioles, como lo propone Jared Reardon, chef de Jaso.

Y a la inversa, algunas variedades como la squash son ideales para rellenarse con carne molida, queso o menestra de verduras.

En flanes, tartas, helados, sopas, cremas o ponche… el delicado sabor de este fruto en todas sus variedades se integran fácilmente a las recetas de la temporada, sólo es cuestión de probar.

Por sus dimensiones la carne de las calabazas de Halloween y de castilla necesita hornearse entre 30 y 40 minutos para obtener el punto óptimo de textura.

Aportes nutrimentales de las calabazas.

-Es un alimento alto en fibra; ayuda a regular el funcionamiento intestinal, así como a absorber azúcares

-Las de color naranja aportan betacaroteno (vitamina A) que beneficia la vista y la piel

-Tiene poco aporte de calorías y grasas, además de que su consumo produce saciedad

-Su riqueza en potasio ayuda al funcionamiento renal y a la eliminación de líquidos

-Sus semillas tienen un alto contenido de ácido linoleico, zinc y hierro para la formación de glóbulos rojos y vitamina E, regeneradora de la piel.

¿Sabías que…?

Cuenta la leyenda irlandesa que un individuo llamado Jack vende su llama al diablo y luego lo engaña para que no saldar su deuda al morir. Al no poder ir ni al cielo ni al infierno, vaga por el mundo con vela dentro de una col. Cuando la tradición llega a Estados Unidos las calabazas reemplazan a la “linterna” original.

Échele un ojo a cada variedad y sus usos.

De Halloween o pumpkin: redonda, de gran tamaño, con vetas y de color anaranjado intenso. Es la más versátil, en la cocina se usa su pulpa, semillas y carne; esta última asada, horneada, al vapor o en puré

De pay: versión pequeña de la pumpkin, más suave y de sabor ligeramente más dulce. Se sugiere complementar con azúcar, saltear en mantequilla o al vapor

Butternut: conocida también como squash, tiene una forma alargada y sus colores van del amarillo al verde. Es ideal para risottos o pays, para rellenar o para cocerse al horno con mantequilla

Acorn: del tamaño de una pelota de beisbol, suele ser verde, con vetas y algunas protuberancias. Por su sabor más neutro se sugiere sazonada en purés, salsas o sopas

Fantasía: su forma y tamaño se asemejan al de una pera con protuberancias, de colores amarillo y anaranjado. Se recomienda en puré o asada a la plancha