Un esfuerzo colosal

No fue fácil traer una cabeza olmeca desde Xalapa hasta Lynwood
Un esfuerzo colosal
La réplica de cabeza olmeca fue presentada ayer en la Plaza México después de una larga travesía desde Veracruz.
Foto: Ciro Cesar / La Opinion

Luego de una odisea de casi un año, que comenzó en Xalapa, capital de Veracruz, y terminó en Lynwood, la réplica de una cabeza olmeca de 6.5 toneladas, poco más de 7 pies de alto y 5.5 pies de espesor fue develada ayer en Plaza México, durante la celebración de la octava Semana Veracruzana.

“Esta cabeza realmente fue un dolor de cabeza”, bromeó Luis García, Secretario de la Federación Veracruzana en EEUU, durante la ceremonia. García explicó que la colosal escultura viajó de Xalapa a Tamaulipas, de allí a Texas y luego a Los Ángeles, en un camión con plataforma especial. “Podríamos escribir un libro con todos los obstáculos que tuvimos que saltear. Pero el tenerla aquí es nuestro premio”.

García recalcó el esfuerzo del ingeniero Ángel Morales, Presidente de la Federación Veracruzana. No sólo fue difícil transportar la escultura por su tamaño, sino que hubo realizar complicados trámites aduaneros al cruzar la frontera.

La réplica del monumento precolombino fue donada por el gobierno del estado de Veracruz a la Federación Veracruzana y permanecerá en la Plaza México de Lynwood para que todos puedan apreciarla. Su escultor, Ignacio Pérez Lozano, de 86 años de edad y oriundo de Tlacotalpan, Veracruz, es el único artista que realiza las réplicas distribuidas alrededor del mundo.

El Cónsul de México en Los Ángeles, David Figueroa, estuvo presente en la ceremonia de develación y dijo sentirse honrado por representar a su país en un momento como ese. Figueroa recordó que la cultura olmeca fue la cultura madre de la zona mesoamericana y que muchos historiadores le adjudicaban a la civilización la creación del calendario de 365 días. También explicó que las gigantes cabezas precolombinas hechas de piedra volcánica eran representaciones de guerreros o dioses olmecas.

“Es un logro muy importante, resultado de la colaboración de la ciudad, la Federación Veracruzana y Plaza México. Gracias al desafío, el público podrá apreciar la arquitectura veracruzana”, indicó Carlos Castillo, vocero de Plaza México.

Nitzia Chama, Miss Veracruz, también estuvo presente durante la ceremonia, y leyó sobre la historia de las cabezas y la cultura olmeca.

La celebración veracruzana contó con música de jaraneros y ballet folklórico. Sus organizadores calcularon que habían asistido alrededor de 4,000 personas. El sábado a la noche se realizó una cena en homenaje al Cónsul Figueroa.

Alice Saldivar, de Puebla, Veracruz, dijo que lo que más le había gustado del evento habían sido las actividades para los niños. “Para mí es muy importante poderle transmitir a mi niño, mi cultura”, explicó.

Según Norberto y María Isabel Ramón, oriunda de Plaza Vicente, Veracruz, “lo mejor fueron los bailables”.

Entre los artistas que se presentaron el domingo figuraron el grupo musical Ciclón, el grupo de Danzón Ahuillizapan y el grupo musical Sueños de Oro.

Violeta Quintero, directora de Sueños de Oro y profesora de música contó que su grupo de 15 personas, todas de la tercera edad, toca temas veracruzanos, y también tradicionales y folklóricos. Quintero le enseñó a tocar a los integrantes de la banda.

Cristina García y Guillermo Martínez, bailarines de Danzón Ahuillizapan explicaron que la danza comenzó en Cuba, pero que los veracruzanos la habían adoptado como propia. “En un principio, era considerado como un baile para personas de bajos recursos, pero luego ganó prestigio y se convirtió en un baile de salón”. García y Martínez, junto a otras parejas practican todos los domingos en Santa Ana y se presentan en eventos especiales.

En el sur de California, existen alrededor de 200,000 veracruzanos. La mayor concentración se encuentra en el Valle de San Fernando, pero también hay comunidades veracruzanas en Santa Ana y Los Ángeles.