Barsa impone su pegada

Con un equipo alterno derrota al Alavés en la Copa del Rey

Barsa impone su pegada
Dani Alves, del Barcelona, rechaza con golpe de cabeza una de las pocas llegadas del Alavés sobre la portería de José Manuel Pinto.
Foto: EFE

MADRID (AP).— Barcelona no necesitó el martes a Lionel Messi para asegurarse un inicio exitoso de su defensa de la Copa del Rey, venciendo a Alavés 3-0 con goles de David Villa, Andrés Iniesta y Cesc Fábregas.

Villa abrió la pizarra a los 40 minutos cuando penetró la zaga de Alavés para recibir un largo pase de Iniesta y soltar un cañonazo a las redes. Villa, que se perdió la segunda mitad de la campaña pasada y la Eurocopa a causa de una fractura, dice que está disfrutando su regreso a las canchas.

“Era muy difícil anotar goles desde el hospital”, dijo. “Luego de todo este tiempo quiero jugar lo más posible, pero estoy en manos de profesionales que saben lo que es mejor para mí”.

Iniesta añadió el segundo gol barcelonista a los 51 luego de una buena combinación. Fábregas ganó posesión en lo profundo de la mitad de Alavés y le filtró un pase a Villa, quien encontró a Iniesta con un delicado toque. El mediocampista de España elevó entonces el balón por encima del portero Urtzi Iturrioz.

El delantero chileno del Barsa Alexis Sánchez vio un gol suyo anulado por posición adelantada a los 56 minutos. Pero Fábregas se alzó por encima de la defensa de Alavés para rematar perfectamente de cabeza un cruce de Dani Alves a los 88′. El técnico Tito Vilanova le dio descanso a Messi, Pedro Rodríguez, Xavi Hernández y Jordi Alba.

En otro partido, Valencia con el mediocampista mexicano Andrés Guardado de titular, dio un paso importante rumbo a los octavos de final de la Copa del Rey tras imponerse 2-0 al Llagostera en el estadio Municipal.

En el choque de ida de los dieciseisavos de final, el brasileño Jonas Gonzalves abrió el marcador al minuto 45, mientras que el paraguayo Nelson Haedo Valdez puso las cifras definitivas, al 68′, las dos anotaciones a balón parado.

Guardado, quien jugó apenas seis minutos en la derrota 1-0 ante Betis, fue considerado por el técnico Mauricio Pellegrino y arrancó este partido copero con una actuación de 86 minutos, antes de ser sustituido por Jonathan Viera. Puso el servicio para el primer gol.