Breves

Guia de Regalos

El aún esposo de la cantante Jenni Rivera, Esteban Loaiza, aseguró estar triste y sentirse “muy apagado”, debido a la separación que enfrentan.

En declaraciones al programa de televisión El Gordo y La Flaca, el beisbolista dijo que “hay que seguir adelante” y que por el momento está con sus padres con quienes está el mayor tiempo posible porque ellos “están dolidos por lo que pasa, en especial porque me ven a mí presionado y me están apoyando”.

Al preguntarle sobre los motivos que originaron la separación, Loaiza descartó que fuera por dinero y señaló que por el momento no dirá nada porque es un “caballero” y “por respeto a ella y a mí prefiero no decir mucho hasta este momento”.

Comentó que aún quiere a Jenni Rivera pues “sigue siendo mi esposa legalmente”, aunque aseguró que debido a que él también tiene a su público, en su momento expondrá las razones que propiciaron la separación y que orillaron a la cantante a interponer una demanda de divorcio el uno de octubre.

Finalmente, aseguró que a los hijos de la cantante los tiene en el corazón y que no les falló a ellos ni a nadie.

David Letterman y Jimmy Fallon grabaron sus programas sin un público en vivo. Jimmy Kimmel, radicado en Hollywood pero de visita en Nueva York, canceló una grabación en Brooklyn. The Daily Show y The Colbert Report se tomaron la noche libre y todos los 40 teatros de Broadway pasarán ayer martes a oscuras. Todo esto a causa de la ponderosa tormenta que azotó la costa oeste del país.

Las autoridades municipales revocaron todos los permisos para filmar películas lunes y ayer debido al huracán y las precauciones de seguridad asociadas.

Al menos nueve producciones de televisión se vieron afectadas, entre ellas Gossip Girl, Person of Interest y Elementary, según un diario local.

La tormenta también obligó a Focus Features a cancelar el estreno en Nueva York de Anna Karenina, que estaba previsto para ayer. Una vocera del estudio dijo que planean reprogramarlo.

El veterano cantante puertorriqueño José Feliciano reconoció ayer que desea presentarse en la isla de Cuba por primera vez para cantarle a sus seguidores de la isla caribeña, cuyo Gobierno lo vetó en la década de 1970.

“Es tiempo de que yo vaya a ese país, los visite y cante mi música para ellos”, dijo Feliciano a los periodistas durante la grabación de un vídeo musical en San Juan.

Feliciano recordó que su canción ¿Qué será? fue uno de los temas que vetó el Gobierno cubano.