Rockets listos al bombardeo

El club de Houston presenta a James Harden como su pieza fundamental

HOUSTON, Texas (EFE).— El escolta James Harden fue presentado ayer de manera oficial por los Rockets de Houston y el gerente general del equipo texano, Daryl Morey, lo definió como un jugador “fundacional”.

Morey destacó que no sólo habían conseguido a un gran jugador sino una pieza fundamental en la reconstrucción del equipo porque junto al base de origen taiwanés Jeremy Lin serán los pilares que van a permitir a los Rockets volver a estar en el grupo de elite de la NBA.

Los Rockets y Harden, que fue traspasado de forma sorpresiva la noche del sábado por los Thunder de Oklahoma City, ya trabajan en los últimos detalles del nuevo contrato que firmarán ambas partes por cuatro años y 60 millones de dólares.

Después, los Rockets, que también han dejado con la operación un amplio espacio en el tope salarial, tienen como objetivo conseguir otro jugador estrella que consolide el nuevo proyecto.

“No tenemos ninguna duda que hemos conseguido al jugador que deseábamos de cara al futuro y con 23 años y todo el potencial que ha demostrado será decisivo”, declaró Morey.

“Hemos dado otro paso importante en la reconstrucción del equipo”.

Por su parte, el entrenador de los Rockets, Kevin McHale, reconoció que Harden es un jugador muy especial, con unas cualidades y un inteligencia que le hacen imprescindible dentro de cualquier equipo.

“Su transición con nosotros de reserva a titular será algo normal porque lo único que cambiará será que esté más minutos en el campo”, comentó McHale.

“Su velocidad y la manera como rompe el ritmo es increíble y únicas dentro de la NBA”.

Harden, quien reconoció que todo le había tomado de sorpresa, dijo que estaba ya mentalizado para la nueva realidad y rendir al máximo en el campo con los Rockets.

“No tengo ningún problema de comenzar a jugar con los Rockets y es lo que espero hacer cuando disputemos el primer partido de temporada, el miércoles, ante los Pistons de Detroit”, comentó Harden.

Los hermanos españoles Pau y Marc Gasol asumen de nuevo el rol de protagonistas con sus equipos, los Lakers y los Grizzlies, en ese orden, al frente de un grupo de seis compatriotas que completan Ricky Rubio, Serge Ibaka, José Manuel Calderón y Víctor Claver.

Lejos de las canchas el base de 22 años, Ricky Rubio, de los Timberwolves de Minnesota, la gran revelación de la pasada Liga hasta que sufrió una grave lesión de ligamentos en la rodilla izquierda, se ha fijado como desafío volver en diciembre totalmente recuperado de la cirugía a la que fue sometido en marzo pasado.

Pau Gasol, de 32 años, comenzó su duodécima temporada en la NBA y la sexta con los Lakers con el aviso luminoso de “jugador clave” en la nueva reconstrucción del equipo. Para ayudar en esa misión han llegado el base canadiense Steve Nash y el pivote Dwight Howard.