Se van sin un solo rugido

Amargo final para los Tigres; Detroit vestida y alborotada

DETROIT, Michigan (AP).— Magglio Ordóñez le daba ánimo a Miguel Cabrera. Prince Fielder estaba sentado en su silla en completa soledad. Octavio Dotel no daba crédito a una realidad: “no pudimos ganar ni siquiera un jueguito”.

Cuando se pierde en una Serie Mundial, y aún más por barrida, el ambiente dentro del camerino del equipo derrotado se asemeja al de un funeral, y en el caso de los Tigres de la amargura caló muy honda.

“Cómo quisiera tener una última oportunidad, una más. Va a ser un invierno largo”, se lamentó el as de los Tigres, Justin Verlander.

“Es una sensación que llevarás durante todo el invierno y (al menos) te estimula a intentarlo otra vez. En mi caso es la segunda vez que pierdo y duele más. No quiero pasar por esto una tercera vez”, agregó.

El fin de la temporada de los Tigres no pudo ser más emblemático cuando Cabrera, el hombre de la Triple Corona, dejó pasar el tercer strike para el último out de una inesperada barrida en cuatro juegos ante los Gigantes.

Detroit era el gran favorito para obtener su primer campeonato desde 1984.

Después de todo, venía de arrasar a los Yanquis de Nueva York en la Serie de Campeonato de la Liga Americana. Con Cabrera, Verlander y Prince Fielder, los Tigres eclipsaban por mucho a los Gigantes en cuanto al brillo de sus luminarias.

“No pudimos encontrar el juego de nosotros”, dijo Cabrera. “No sabíamos hacer los buenos rallies y hacer las carreras. Se nos fue la confianza completamente. Ahí estuvo la diferencia de la serie”.

Previo al tercer juego el sábado, Cabrera recibió un trofeo que Grandes Ligas improvisó este año para rendirle honor por su hazaña de convertirse en el primer bateador en conseguir la Triple Corona desde 1967, al liderar su circuito en promedio, jonrones y remolcadas.

Instantes después, sin embargo, un turno del tercera base venezolano esencialmente enterró las aspiraciones de los Tigres al ser retirado con un elevado al campo corto con las bases llenas y dos outs en el quinto episodio.

Cabrera sacudió un jonrón de dos carreras en el cuarto juego el domingo pasado y le dio a los Tigres su primera ventaja de toda la serie, pero los Gigantes reaccionaron para imponerse 4-3 en 10 entradas.

Fue una serie decepcionante en todos los sentidos para los Tigres. Verlander, el vigente Cy Young y Jugador Más Valioso, fue bombardeado con cinco carreras en el primer juego y no pudo tener otra oportunidad. Cabrera se fue de 13-3.

A Fielder le fue peor, con 14-1. El intermedista Omar Infante acabó con la mano izquierda fracturada tras recibir un pelotazo del relevista Santiago Casilla.