Festejan con un triunfo

Campeones del Heat reciben su anillo y después derrotan a Boston
Festejan con un triunfo
Kyrie Irving [der.), quien aquí pasa el balón ante A.J. Price, tuvo una gran noche para los Cavaliers al anotar 29 puntos. [AP]

MIAMI (AP).— LeBron James anotó 26 puntos y atrapó 10 rebotes pese a perderse gran parte de la segunda mitad con calambres en una pierna, Dwyane Wade anotó 29 puntos y los campeones del Heat de Miami vencieron ayer por 120-107 a los Celtics de Boston, en la apertura de la campaña para ambos equipos.

Ray Allen, en su primer partido con Miami desde que se fue de Boston en el verano, añadió 19 puntos para el Heat, al igual que Chris Bosh. Miami recibió sus anillos de campeonato e izaron la bandera conmemorativa de la campaña pasada en una ceremonia antes del partido que incluyó espectaculares fuegos artificiales.

Rashard Lewis anotó 10 puntos para Miami, que vio una ventaja de 19 puntos reducida a cuatro hacia el final, antes de encontrar la forma de sellar el triunfo —aún cuando James, Jugador Más Valioso de la campaña pasada y de las finales, estaba en los vestidores durante la segunda mitad a causa de los calambres.

Paul Pierce anotó 23 puntos, Rajon Rondo finalizó con 20 puntos y 13 asistencias, y el brasileño Leandro Barbosa anotó 16 para Boston.

Barbosa jugó 15 minutos y acertó seis de ocho disparos, incluyendo sus tres intentos de larga distancia.

Los Celtics, que perdieron ante el Heat en las finales de la Conferencia Este la campaña pasada, no estuvieron en la cancha durante la ceremonia de entrega de los anillos.

Pero sí estuvieron a punto de aguar la fiesta con una arremetida final.

Un ataque de 11-2 en el cuarto período acercó a Boston 111-107 con una canasta en bandeja de Courtney Lee a 2:09 del final.

Esa fue la última de los Celtics —Bosh anotó los últimos ocho puntos del juego, sellando la pizarra para Miami.

Los ánimos se caldearon cerca del final —a Rondo la cantaron una falta flagrante contra Wade con 16,9 segundos en el reloj, como si alguno de los dos equipos necesitase un recordatorio de que simplemente no se gustan mucho. Tres encuentros consecutivos en postemporadas les han hecho amargos rivales, y la partida de Allen a Florida solamente añadió leña al fuego.

Jeff Green, que en enero se sometió a una operación por aneurisma en la aorta, jugó en un partido de importancia por primera vez desde el 11 de mayo del 2011, también en Miami, cuando el Heat eliminó a los Celtics de los playoffs.

Cuando Allen ingresó al partido por primera vez, trató hacia la banca de Boston, intercambiando un apretón de manos, un abrazo y unas pocas palabras con el entrenador Doc Rivers, que no ha ocultado su disgusto con la decisión de su exbase de firmar con Miami.

Allen seguidamente estrechó las manos de varios asistentes de los Celtics.

Pero cuando trató de saludar a Kevin Garnett, las cortesías se acabaron. Allen tocó a Garnett en el hombro mientras éste estaba sentado en la banca; Garnett ni siquiera pestañeó, mirando al frente y negándose a reconocer el gesto.

Allen no pareció inmutarse, y su primer disparo en el uniforme de Miami fue qué iba a ser una canasta de tres.

En Cleveland, Kyrie Irving anotó 29 puntos, Anderson Varejao atrapó 23 rebotes —la cifra más alta de su carrera— Y los Cavaliers de Cleveland abrieron ayer la temporada con una victoria por 94-84 sobre los Wizards de Washington, en el primer encuentro del calendario de la NBA.

El novato Dion Waiters añadió 17 puntos por los Cavaliers, que lidereaban por 16 puntos en el tercer período pero necesitaron realizar jugadas claves de Irving y Varejao en los últimos minutos para aguantar a los Wizards, que anotaron los primeros 14 puntos del cuarto período.

Varejao añadió nueve asistencias, dos de ellas para clavadas de Tristan Thompson en los últimos dos minutos.

Jordan Crawford anotó 11 puntos para encabezar a los Wizards de Washington, que estaban sin su estelar armador John Wall, el alero brasileño Nené y el alero forward Kevin Seraphin.