Fiesta naranja para los Gigantes en San Francisco (video)

El recibimiento de los campeones Gigantes reunió a poco más de un millón de fanáticos en la ciudad de San Francisco esta tarde de Halloween
Fiesta naranja para los Gigantes en San Francisco (video)
Celebración dedicada a los Gigantes, ganadores de la Serie Mundial de Béisbol, en el centro de San Francisco, con bruja y escoba.
Foto: Ricardo Ibarra / El Mensajero

SAN FRANCISCO.– La última vez que los fanáticos de los Gigantes habían visto al pícher de raíces mexicanas Sergio Romo, fue en la loma, cuando ponchó a la esperanza golpeadora de los Tigres de Detroit, Miguel Cabrera, en una Serie Mundial que concluyó con una barrida de 4-0.

Este 31 de octubre, Romo apareció en las pantallas gigantes colocadas en la plaza de Civic Center, con gafas blancas, bailoteando por las calles de la ciudad, suéter a rayas y con una playera que decía: “I just look ilegal” [Sólo parezco ilegal], la tarde del Desfile de bienvenida a la ciudad tras el triunfo en Detroit.

En su turno al micrófono, frente a la alcaldía de la ciudad, describió al equipo de los Gigantes, como ejemplo de lo que es San Francisco: “Representamos un grupo diverso, con gente que viene de distintos lugares y con historias diferentes”.

Los habitantes de la ciudad, y más allá, asistieron al centro de San Francisco para recibir al equipo ganador de la Serie Mundial, los Gigantes, que antes de arrollar a los Tigres, tuvieron que pasar por los Cardenales de San Luis y los Rojos de Cincinnati.

Los cuerpos, poco más de un millón, de todas las razas: rojos, negros, blancos y amarrillos, anduvieron disfrazados esta tarde de Halloween con los mismos colores: el negro y el naranja, en las cachuchas, en las playeras, las calcetas e incluso en los tenis o pintados en el rostro, ocultando así el origen racial de cada fanático, pero compartiendo una misma identidad con esta ciudad que mantiene del mismo color su puente más emblemático, el Golden Gate.

En su discurso, el alcalde de origen chino, Ed Lee, destacó que este es el “año del dragón naranja y ahora también de octubre naranja”, sin despertar los ánimos de la audiencia, que abajo, a nivel del suelo, a pesar de la prohibición oficial de alcohol y “otras sustancias controladas” –según había emitido la alcaldía un día antes de los festejos–, disfrutaba del clima a 70 grados Fahrenheit, nublado, pero sin lluvia.

Ed Lee entregó al equipo de los Gigantes la llave de la ciudad, y por primera vez, una escoba dorada, por “barrer” a los Tigres en la Serie Mundial.

Tuvieron oportunidad de hablar en español el venezolano Pablo “Panda” Sandoval y Marco Scutaro, quienes agradecieron el apoyo de la comunidad hispana al equipo. “Este es el segundo [triunfo de Serie Mundial], pero pueden venir más, por los latinos”, gritó Sandoval a la multitud. Ambos fueron presentados por el locutor de radio, y voz en español de los Gigantes desde hace 15 temporadas, Erwin Higueros.

En 2010, los Gigantes habían saludado a sus seguidores desde el mismo lugar. Ahora en 2012 volvieron a reptir la hazaña, contra todo pronóstico, con lo cual sumaron dos campeonatos en tres temporadas.

La receta triunfalista, la mencionó el manager del equipo, Bruce Bochy, en su turno al podio: “Never say die” [Nunca te digas muerto].