Dormir con tu mascota: hazlo seguro

Para quienes amamos los animales, no hay mejor experiencia que compartir con ellos en casa. De acuerdo…
Dormir con tu mascota: hazlo seguro
Foto: Flickr by maebywagner

Para quienes amamos los animales, no hay mejor experiencia que compartir con ellos en casa. De acuerdo a nuestras posibilidades pueden acompañarnos una o varias mascotas. Nos concentramos ahora en los mamíferos más adaptados para un hogar humano: perros y gatos. Sabemos, eso sí, que siempre mantienen una parte salvaje impredecible, la cual aceptamos como parte de su encanto y naturaleza. Tener una mascota exige responsabilidad pero trae gran satisfacción emocional y beneficia la salud. Uno de los momentos para experimentar el lazo mascota-humano es en el descanso, donde puedes optar por dormir con tu mascota.

Compartir la misma habitación pero tú en tu espacio y tu mascota en el suyo

Para ello, debes dar a tu mascota una cama adecuada a su tamaño y forma de ser. Existen de muchos tipos funcionales y estéticos, con lo cual puede hacer una interesante pieza decorativa en tu habitación. Camas de mascotas pueden incluir colchón y almohada, además de traer mantas y otros accesorios. En gatos y perros lo ideal es acostumbrarlos a su cama lo más temprano posible, mientras son cachorros.

Dormir con tu mascota en la misma cama

Para muchos es una vivencia exquisita sentir su ronroneo si es gato y su calor, suavidad y ternura en perros y gatos. Sólo acariciarlos u observarlos dormir es especial, con lo curioso de las posiciones que pueden adquirir y la inocencia que traspasan. Para hacer esta experiencia totalmente positiva, se recomienda mantener a tu mascota en control veterinario al menos cada 6 meses, lo ideal es cada 3 meses, para así corroborar que su salud se mantiene bien y no hay riesgo de zoonosis o transmisión de enfermedades dañinas para el ser humano.

Diariamente mantén la limpieza de casa y la higiene de tu mascota en forma óptima. Otro consejo si permites que tu mascota duerma en tu cama, es el mantenerla sobre las mantas en vez de en contacto directo contigo. La forma de dormir en estos animalitos es diferente a la nuestra, lo cual puede ser un factor extra a considerar si quieres que tu mascota te acompañe en el sueño nocturno. Su fisiología, dependiendo de las razas, hace que se despierten varias veces, afectando tu descanso. Puedes ayudarte usando tapones de oídos contra ruido o entrenando a tu mascota para que te deje dormir.

Compartir nuestra vida con una (o varias) mascotas trae no sólo satisfacción sino que beneficia la salud humana. Te animamos a hacer del dormir con tu mascota una experiencia que te (les) beneficie en todos sentidos. Alégrate, relájate, sonríe y déjate querer.