Protege tu piel contra el frío este invierno

Protege tu piel contra el frío si no quieres que la época invernal haga estragos en tu cara, y cuídala…
Protege tu piel contra el frío este invierno
Foto: Flickr.com

Protege tu piel contra el frío si no quieres que la época invernal haga estragos en tu cara, y cuídala de adentro hacia afuera, evitando así el cutis reseco, los labios agrietados y otras desagradables consecuencias de los cambios de temperatura.

Cuando el termómetro baja, se reduce el flujo sanguíneo que llega a la piel, haciendo que ésta se deshidrate y se estropee. Por eso es necesario ingerir los alimentos y las grasas adecuadas para conservar el equilibrio de agua y elementos grasos en la epidermis.

Alimentos que debes consumir

Los pescados de aguas profundas, que contienen ácidos grasos omega 3, como el atún y el salmón, debes ingerirlos dos veces por semana. Añade a tu dieta semillas de sésamo o de girasol, cuyo alto contenido de zinc también mejora el aspecto del cutis, y consume un aguacate al día. Trata de aumentar la fibra y los antioxidantes, como los contenidos en la avena, las frutas y los vegetales, bebe diariamente una taza de té blanco y comienza tus mañanas con un vaso de jugo de naranja para garantizar la cantidad de vitamina C que tu cuerpo necesita.

Protección externa

En cuanto a tu rutina de belleza, protege tu piel contra el frío incluyendo una crema hidratante más rica de la que acostumbras a usar. Esto se debe a que en invierno las glándulas sebáceas trabajan más lentamente, por lo que la piel se vuelve menos flexible y se reseca. Incluso las mujeres con piel grasosa deben enfatizar el uso de una crema hidratante en invierno para evitar una alteración en la película de agua y grasa que protege a la epidermis.

Utiliza una crema de día y otra de noche (la de noche puede no ser tan nutritiva como la de día, porque no tiene que proteger la piel de las inclemencias del tiempo). Cubre todo tu cuerpo con una crema hidratante después del baño, para restituir los aceites naturales. Y nunca te acuestes sin desmaquillarte antes, aunque este consejo es válido para cualquier época del año.

Para evitar reacciones alérgicas, no reutilices la misma crema del año pasado, porque la mayoría de esos productos expiran después de seis meses, y podría haber caducado ya, produciéndote más daño que beneficio.

No olvides los labios

Como la piel de los labios no está protegida por las glándulas sebáceas, se agrietan fácilmente con los cambios de temperatura, el frío, el viento y el sol. Para evitar esto, debes utilizar barras protectoras contra el frío, y resistir la tentación de mojártelos con saliva, pues eso los reseca aún más.

Existen bálsamos enriquecidos con vitamina A y E y con manteca de cacao, los cuales tienen un efecto muy rápido y devuelven el aspecto liso y suave de los labios agrietados. Trata de llevar uno siempre en el bolso.