Tendrá maratón propios fondos

Carrera del domingo en NY ayudará a reunir dinero para la recuperación
Tendrá maratón propios fondos
Trabajadores del Maratón de Nueva York ensamblan la línea de meta en la zona de Central Park para la carrera del domingo. [AP]

NUEVA YORK (AP).— El alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, aseguró que el maratón del domingo no afectará los recursos destinados a los damnificados de la tormenta Sandy.

Bloomberg respondió ayer a las críticas por su decisión de realizar la carrera.

Señaló que se espera que la electricidad vuelva antes del domingo al bajo Manhattan, lo que liberaría “a una gran cantidad de policías”.

Indicó que los obreros de sanidad y bomberos que ayudan a las víctimas de la tormenta no están involucrados con el maratón.

Los organizadores de la carrera han dicho que utilizarán más contratistas privados que en años anteriores para no sobrecargar a los empleados públicos.

“En esta ciudad tenemos que seguir adelante”, señaló Bloomberg.

El miembro del Concejo, Domenic Recchia Jr., de cualquier forma calificó los planes de celebrar la carrera de “simplemente equivocados”, en vista de los graves problemas que atraviesan los residentes que carecen de comida, techo o electricidad.

Se calcula que el maratón deja un ingreso de 340 millones de dólares a la ciudad.

Los organizadores también usarán la carrera como un escenario para reunir dinero que será utilizado para la recuperación.

La organización New York Road Runners, que opera el evento, donará un millón a la fundación, y dijo que más de millón y medio en donativos de los patrocinadores ya han sido asegurados.

Algunos corredores tomarán barcos para llegar a la salida del maratón como en años pasados.

Después de la tormenta, los organizadores inicialmente habían planeado utilizar sólo autobuses, pero la ciudad quería que el barco transportador estuviera involucrado.

Bloomberg esperaba que el servicio completo del barco se reactive mañana.

Participantes de Brooklyn, Queens, Long Island y Nueva Jersey, que enfrentaban problemas para llegar a Manhattan, serán llevados en camiones directamente desde esas áreas a la salida de la prueba.

Los organizadores planeaban dar a conocer hoy los detalles completos sobre el transporte.

Muchos de los aproximadamente 30 mil corredores que llegarán de otras ciudades todavía tenían problemas para arribar a Nueva York, pero fueron auxiliados de alguna manera por la reapertura de los tres aeropuertos más grandes del área.

La presidenta de la NYRR, Mary Wittenberg, vaticinó que más de ocho mil de los 47 mil participantes que se esperaban originalmente no podrán llegar.

Wittenberg dijo que los corredores que habían cancelado su viaje no parecían preocupados por perder su pago de registro para la prueba, sino que se sentían simplemente aliviados porque se les garantizó un lugar para la popular carrera del próximo año.