¿Un mal día?: Prueba con este platillo para curar una pena

¿Desanimada? Hay momentos en los que simplemente no se desea resolver todo aquello que tenemos pendiente y sólo queremos estar en silencio y recostadas por un largo rato. Sin embargo, por qué no pruebas con este sencillo platillo para curar una pena.
¿Un mal día?: Prueba con este platillo para curar una pena
¿Un mal día?: Prueba con este platillo para curar una pena.
Foto: Archivo

Exceso de trabajo, algunas malas noticias, amigos en problemas, ajustes financieros, imprevistos en casa, en fin, hay ocasiones en los que basta escuchar un comentario inapropiado para dejarnos caer en las manos de la tristeza.

Adriana Ortemberg, autora del libro La cocina de la felicidad de Editorial Urano, comenta que es fácil recordar alguna escena de película en la que la chica deprimida, triste y frustrada, generalmente por mal de amores, se instala en el sofá a ver la televisión con un gran bote de helado, un gran pedazo de pastel o de chocolate, para pasar el mal momento.

Esto se debe a que: “Las neuronas se comunican entre sí a través de neurotransmisores y éstos a su vez, tienen funciones específicas. De los niveles de estos neurotransmisores depende nuestra capacidad de concentración, equilibrio emocional, motivación, claridad mental, deseo sexual, etc. Y también todo lo contrario, irritabilidad, depresión, tristeza, falta de memoria e hipoactividad”, explica la autora, y agrega que a su vez, todos los neurotransmisores tienen precursores, es decir, sustancias que permiten que aquéllos se ‘frabriquen’, un ejemplo son las azúcares.

Sacude el desánimo

Para mantener un estado de bienestar, hay que hacer de algunos alimentos nuestros inseparables aliados y así, lograr que la sonrisa aparezca nuevamente en nuestro rostro. Algunos de estos ‘antidepresivos naturales’ son el plátano, la lechuga, la piña, los huevos, el queso fresco, los dátiles, el aguacate y el pavo, y si se combinan con algo de proteína es mucho mejor.

Hay algunas frutas y verduras que por sus colores infunden energía y desde que se aprecian en el plato, brindan un gran espectáculo para la vista, por lo que es un buen consejo al momento de preparar un coctel que no falte en los ingredientes, algunos de los siguientes colores: amarillo, rojo y naranja. La autora comparte una sencilla receta para preparar un delicioso platillo que nos puede ayudar a reanimarnos, y aconseja que lo consumamos a media mañana o bien, como merienda:

Ensalada de frutas del Sol

Ingredientes: 1 mango, 1 papaya, 3 duraznos, media piña, 2 plátanos, 4 naranjas, 4 hojas de hierba Luisa o de menta fresca.

• Pelar el mango, la papaya, los duraznos, cortar en dados y descartar los huesos.

• Quitarle la piel de la piña y el tronco del centro, y cortarla en dados.

• Pelar plátanos y cortar en rodajas.

• Exprimir el jugo de las naranjas.

Procedimiento:

• Mezclar en un gran bol todas las frutas con el zumo de naranja. Cortar las hojitas de hierba fresca en tiritas y añadirlas. Cubrir la ensalada con papel film y refrigerar hasta el momento de servir. Para que no pierda vitaminas, es mejor prepararla con poco tiempo de antelación.

Es cierto, una deliciosa bola de helado de vainilla francesa o un pedazo de chocolate blanco con nuez, son un auténtico regalo para nuestro paladar y que por su aportación nutrimental nos brindan esa palmadita de ánimo que necesitamos. Sin embargo, hay que tener presentes todas las opciones que tenemos a la mano cuando hay que salir avantes de un mal momento (sin obviar que pudiera tratarse de algo más serio), y en las frutas y verduras de colores vivos tenemos una estupenda respuesta.

“Lo importante es que se pueda crear felicidad en la cocina. No sólo porque comer es un acto gratificante en sí mismo, sino también porque, según el amor que se ponga en el acto de cocinar, éste se transmite a los alimentos. Así, si pensamos en cosas agradables o ponemos música mientras cocinamos, crearemos una energía positiva que finalmente irán a parar a lo que servimos en la mesa”, finaliza la autora.

Colaboración de Fundación Teletón México.

“El principio de ser paciente es empezar con uno mismo”.

Bojorge@teleton.org.mx