Datos sobre votantes latinos

(AP).— Datos generales sobre las elecciones del 6 de noviembre:

— Unos 52 millones de latinos viven en Estados Unidos, de acuerdo con la Oficina del Censo.

— En la elección del 2000 votaron casi 6 millones de hispanos, ó 5.35% de todos los votos emitidos.

— En la elección del 2008 votaron 9.7 millones de latinos, ó 7.43% de todos los votos emitidos.

— La Asociación Nacional de Funcionarios Latinos Electos y Nombrados (NALEO) prevé que en los comicios del martes votarán unos 12.2 millones de hispanos.

Datos generales sobre leyes que desalientan el voto hispano en Estados Unidos:

— NALEO calcula que las leyes en vigor que piden que votantes muestren carnés de identificación y que han reducido el horario de votación previo al día de elección podrían desalentar el voto de más de 219 mil hispanos en cinco estados.

De este total, unos 95 mil votantes carecen de carnés de identidad emitidos por el gobierno pero tendrán que mostrar este documento si quieren que su voto cuente en Georgia, Indiana, Kansas y Tenesí. Y 124 mil votantes en Florida podrían verse afectados por leyes que han reducido el tiempo para sufragar en persona antes del día de elección.

— En total hay 33 estados que piden u ordenan que un votante pruebe su identidad al votar mostrando un documento con su nombre y dirección. No todos estos estados tienen regulaciones estrictas. Connecticut, Delaware y otros estados permiten que los votantes sin uno de estos documentos voten después de firmar una declaración jurada que afirme su identidad. Otros estados como Florida y Montana cuentan los votos provisionales sólo después de cotejar sus firmas con su base de datos.

NALEO dice en su estudio “Votantes latinos en riesgo: El efecto que tendrán las medidas sobre el sufragio y la inscripción en el electorado de mayor crecimiento en el país” que no realizó cálculos sobre el resto de los estados porque tenía información insuficiente y se desconocen favtores determinantes.

Los más afectados por estas leyes son votantes de minorías étnicas, jóvenes, personas de la tercera edad y discapacitados. Los votantes se desanimarían a votar por el aura de sospecha y falta de confianza de las autoridades, según expertos en asuntos electorales.