Breves

El presidente Barack Obama llega a las horas finales de la campaña 2012 con una ventaja en la búsqueda de los 270 votos del Colegio Electoral necesarios para ganar y más maneras para alcanzar ese número mágico. Sin embargo, la campaña está muy reñida en al menos seis estados que se podrían inclinar en cualquier dirección, lo que da al republicano Mitt Romney la esperanza de que puede remontar para conseguir una victoria.

Un análisis de The Associated Press encontró que si las elecciones se celebraran hoy Obama tendría prácticamente asegurados 249 votos del Colegio Electoral al llevarse 19 estados que, o bien son consistentemente demócratas, o bien se inclinan a apoyarlo, entre ellos Iowa, Nevada y Pensilvania, además del Distrito de Columbia.

Romney podría quedarse con 206 votos gracias a sus probables victorias en 23 estados que son terreno republicano o tienen una fuerte inclinación, entre ellos Carolina del Norte.

En juego están 83 votos electorales distribuidos entre Colorado, Florida, Ohio, Nueva Hampshire, Virginia y Wisconsin. De estos, tanto republicanos como demócratas dicen que Obama parece estar ligeramente mejor posicionado que Romney en Ohio y Wisconsin, mientras que Romney parece tener un desempeño un poco mejor que Obama, o ha emparejado el terreno, en Florida y Virginia.

El candidato demócrata Barack Obama y el republicano Mitt Romney recorrieron ayer cuatro estados clave en un intento por recabar los últimos votos antes de las presidenciales de mañana martes mientras que ciertas encuestas seguían hablando de empate.

En su penúltimo día de campaña y por segundo día consecutivo los candidatos volvieron a protagonizar una maratoniana jornada. La agenda de Obama incluía Nuevo Hampshire, Florida, Ohio y Colorado, mientras que la de Romney abarcaba Iowa, Ohio, Pensilvania y Virginia.

Ambos hablaron de promesas —cumplidas e incumplidas— y proyectos para fortalecer la economía y el empleo. Romney acusó a Obama de no haber llevado el cambio del que hablaba y se mostró convencido de que “podemos hacerlo mucho mejor”.

“Quieren cuatro años como los pasados o quieren un cambio real”, decía en Des Moines, Iowa, ante sus seguidores a los que prometió que “estamos a dos días de un nuevo comienzo”.

Romney se comprometió a impulsar el empleo, apoyar las pequeñas empresas para crear empleo, promover el uso de los recursos naturales del país, fomentar el comercio con América Latina y controlar el gasto público.

En el penúltimo día de campaña Barack Obama echó ayer toda la carne al asador para tratar de arañar votos en estados donde el resultado electoral aún no está claro (estos son llamados estados “bisagra”) y convencer a la población hispana de que se registre y que vaya y vote por su reelección.

“Nuestra economía crece mejor y los mercados van mejor si todo el mundo tiene oportunidad de tener éxito, si todo el mundo tiene una buena educación, si todo el mundo tiene cobertura sanitaria”, dijo en Hollywood, al norte de Miami, Florida, donde tres de cada 10 habitantes son hispanos.

Sin chaqueta y en tono informal y entusiasta el demócrata echó mano del rapero Pitbull, de origen cubano, que asistió al acto para atraer al voto hispano más joven, así como del expresidente Bill Clinton, al que citó diciendo que impulsó políticas que permitieron crecer, crear empleo y reducir el déficit.