El bicarbonato de sodio, un polvo multiusos

El uso del bicarbonato de sodio no se reduce a aliviar el malestar causado por la acidez estomacal,…
El bicarbonato de sodio, un polvo multiusos
Foto: Flickr.com

El uso del bicarbonato de sodio no se reduce a aliviar el malestar causado por la acidez estomacal, pues de todos los productos que se suele tener en casa, posiblemente éste es el más polifacético. Tiene propiedades desodorantes, detergentes y cosméticas, además de utilizarse como auxiliar de cocina, en la preparación de panes y pasteles en el horno.

En el baño

Es recomendable tenerlo siempre en el baño, pues una mezcla con peróxido de hidrógeno es un limpiador tan efectivo como las pastas de dientes comerciales. Además, una solución de 2 cucharaditas en un vaso de agua tibia es un limpiador excelente para los retenedores y prótesis dentales. Las personas que son muy sensibles a los desodorantes agresivos, pueden usarlo para neutralizar el olor de las axilas y, para mantener la piel libre de células muertas, se puede exfoliar el cuerpo con una mezcla de 3 partes de bicarbonato de sodio y 1 de agua.

En la cocina

Para limpiar de suciedad las frutas y hortalizas, nada mejor que espolvorear un poco en una esponja húmeda, frotar los alimentos y enjuagar con abundante agua. De la misma manera se puede limpiar el microondas, eliminar la grasa de platos y ollas añadiendo 2 cucharadas al detergente regular, y sacarle brillo a los cubiertos de plata con una pasta de 3 partes de bicarbonato y 1 de agua. Si lo que deseas limpiar es el horno, espolvoréalo en la parte inferior, humedece y deja reposar toda la noche. Al día siguiente frota con una esponja y enjuaga. Y si lo que necesitas es retirar manchas de café o té de las tazas y cafeteras, agrega 1/4 de taza a 1 litro de agua caliente y las vasijas quedarán como nuevas.

Para eliminar olores

Es bueno mantener una caja abierta en el refrigerador, para neutralizar los olores de las comidas. También se puede espolvorear en el bote de la basura para que no huela mal, y de la misma manera se pueden desodorizar el lavavajillas, el triturador de basura y hasta las alfombras. Para que los estantes de ropa mantengan un olor fresco, basta con poner en ellos una cajita de bicarbonato abierta. Lo mismo puedes lograr espolvoreando tu auto, tus zapatillas de ir al gimnasio, la ropa en la lavadora y por supuesto, la caja del gato y la camita del perro.

En el botiquín

Media cucharadita disuelta en un vaso de agua es un remedio seguro y eficaz contra el ardor de estómago, la acidez y la indigestión. Pero esa no es la única razón por la que es conveniente tener bicarbonato en el botiquín: también sirve para hacer una pasta con agua y aplicar en la piel en caso de picaduras de insectos, para aliviar la picazón. Y un baño de pies con agua tibia, a la que se ha añadido 3 cucharadas de bicarbonato, es ideal para aliviar el cansancio después de un día de compras en el mall.

Auxiliar de belleza

La próxima vez que te laves la cabeza con tu champú favorito, espolvorea un poco en la palma de tu mano. Aplica la mezcla y enjuaga, verás cómo el cabello queda más limpio y manejable. Y cuando laves tus peines y cepillos, añade 1 cucharadita a una pequeña cantidad de agua tibia, enjuaga y seca. Así eliminas fácilmente el exceso de aceite natural y los residuos de productos de peluquería.