España se muda

La crisis obliga a artistas españoles a buscar otras metas
España se muda
Joan Manuel Serrat, Joaquín Sabina, Alejandro Sanz, Víctor Manuel o Ana Belén son algunas de las estrellas musicales españolas que han actuado en México.
Foto: Notimex

MÉXICO, D.F.— Ante la grave crisis económica que se vive en España, los grupos y cantantes de aquel país buscan afanosamente escenarios mexicanos.

De Joaquín Sabina y Joan Manuel Serrat a Ana Belén y Víctor Manuel, pasando por Alejandro Sanz, Joaquín Cortés, Lara Bello, Miguel Bosé y Hombres G, son muchos los intérpretes, compositores y músicos españoles que estuvieron, están o estarán de gira por México.

Hoy, la llamada Madre Patria está verdaderamente apabullada por los depredadores financieros que acumularon riquezas cuando hubo bonanzas, pero socializan las pérdidas cuando surge la crisis.

Incluso cantautores de la talla de Miguel Bosé tienen ya varios meses en México, donde además de realizar conciertos, en este caso concreto, participa en programas promovidos por las televisoras comerciales.

Otros que realizaron o están por realizar giras en territorio nacional son Enrique Bunbury, la banda de rock La Habitación Roja, Ana Torroja y Amaral, quienes se presentarán en el país este mismo mes.

La hecatombe económica que aqueja al pueblo español es de enormes dimensiones, pues el número de desempleados aumentó en 85 mil personas en el tercer trimestre del año y alcanzó la cifra nunca vista de cinco millones 778 mil 100 desocupados en septiembre.

Es así según datos del Instituto Nacional de Estadística del país ibérico, donde la cultura representa aproximadamente un cinco por ciento del Producto Interior Bruto y que también se ha visto afectada por la crisis económica, de tal manera que los artistas españoles buscan refugio en México.

Según la Encuesta de Presupuesto Familiares publicada por dicho instituto, durante 2011 el ocio, los espectáculos y la cultura están entre los rubros de los que más prescindieron los españoles, con una caída de 4.1 por ciento.

En España, debido a la crisis, sus teatros y foros se ven semivacíos porque en este momento sus residentes están más preocupados por la falta de empleo y la incertidumbre en que los ha dejado la peor crisis desde que se restableció su democracia.

La grave situación obliga a los promotores a reducir los presupuestos o, en el peor de los casos, a renunciar a sus propósitos y dejar de organizar algunos festivales por la falta de apoyos económicos, públicos y privados.

En contraparte, los escenarios mexicanos como el Foro Sol, el Auditorio Nacional y el Teatro Metropólitan, entre otros muchos, abren sus puertas para darle cabida a los espectáculos montados por los españoles.