Las elecciones según ‘Los Simpsons’

Matt Groening (creador de Los Simpsons) nunca ha escondido, ni negado sus preferencias políticas. Y aunque el programa de dibujos animados se ha burlado de políticos y celebridades de todos los partidos, no es ningún secreto que el programa siempre ha tenido un aire liberal.

Los Simpsons han causado todo tipo de controversias y han sido denunciados por asociaciones familiares, políticos y celebridades por igual, pero a pesar de su irreverencia y humor crudo, muchas veces dan en el blanco al representar fielmente el clima político y social del país.

En un episodio antes de la elecciones del 2008, Homero, el patriarca de la familia, intenta votar por Obama, pero cada vez que elige su opción, la máquina le dice que acaba de votar por McCain. Al final, la máquina le informa que le acaba de dar seis votos al “Presidente McCain.” Después la máquina cobra vida y lo succiona para sus adentros, mientras Homero grita “esto no pasa en los EE.UU. A lo mejor en Ohio, pero no en los EE.UU.”

En estas elecciones, Los Simpsons también han producido un par de videos promocionales.

En uno, Homero decide votar por Mitt Romney. En menos de dos minutos, el video abarca temas como las controversiales leyes para requerir identificación para votar (cuando se la piden a Homero el contesta “soy un señor blanco que nunca fue a la universidad y que se entera de las noticias en las televiciones de las gasolineras,” por lo que lo dejan pasar sin problemas), Obamacare (que “Romney creó”), los impuestos del candidato republicano (que Homero gana el privilegio de ver después de vota por él) y hasta la subcontratación en China.

Finalmente, hace apenas unos días, el 1o. de noviembre, Mr. Burns, el dueño millonario de la planta nuclear del pueblo de Springfield, en donde viven los Simpsons, apoyó la candidatura de Romney en un video promocional. En el video, Mr. Burns y su mayordomo discuten qué puede hundir al candidato republicano (no es la falta de transparencia en cuanto sus impuestos, ni sus comentarios sobre el 47% de la población, ni sus cuentas bancarias fuera del país, etc.). Lo que puede hundir al candidato es el hecho de que, como se ha mencionado hasta el cansancio, durante unas vacaciones familiares, Romney amarró a su perro, Seamus, al techo de su carro. Mr. Burns intenta convencer a Seamus de que el viaje en el techo del coche fue de lo más placentero porque pudo disfrutar de los panoramas naturales. Al final le da a elegir entre una carne de “Meat” Romney, y dos pedacitos de brocoli de Obama. El perro miserable termina saltando por la ventana.

Entiendo por qué algunas personas repudian el programa: puede ser vulgar y ofensivo. Pero también representa los temas relevantes de una sociedad polarizada, sus virtudes y defectos.

Durante esta temporada electoral, se puede decir que Los Simpsons han participado de lleno en la democracia del país.