Sobrevive las fiestas relajada y saludable

Este año, sobrevive las fiestas y gánale la batalla al estrés, llegando al primero de enero relajada…
Sobrevive las fiestas relajada y saludable
Foto: Flickr.com

Este año, sobrevive las fiestas y gánale la batalla al estrés, llegando al primero de enero relajada y feliz. Sí, es posible que cada mes de noviembre te hagas el mismo propósito, pero a partir de la cena de Thanksgiving, comienza el torbellino de las compras, el exceso de comida, las reuniones de amigos y familiares, y lo que debería ser una época de júbilo y celebración, termina convertido en el período más difícil del año para conservar la salud física y mental.

¿Entonces, cómo puedes sobrevivir las fiestas, los gastos de la compra de regalos y los compromisos sociales con la salud intacta? He aquí algunas ideas para lograrlo.

Relájate y recarga las baterías

Dedícate 15 minutos al día y medita, duerme una siesta, escucha música suave, aspira el aroma de esencias como la menta, la albahaca y el eucalipto o escribe un diario. Es necesario que encuentras la forma que más te agrade para relajarte y seguir adelante. Haz una lista de todo lo que tienes que hacer y actualízala periódicamente. Pero sobre todo, aprende a decir que no: no aceptes ayudas que no necesites, intercambios de regalos que se salgan de tu presupuesto ni invitaciones a fiestas a las que no puedas asistir.

Pon un límite a las compras

Es natural que quieras regalarle algo a tus familiares y amigos, pero debes encontrar la forma de ceñirte a la cantidad que puedas gastar solamente. Para ello, aprovecha las ventas de descuentos y los cupones que envían por correo, y dedica un día a hacer todas las compras, preferiblemente al comienzo de la temporada, cuando las tiendas todavía no están tan concurridas. O compra por Internet, para evitarte las caminatas y aglomeraciones en los centros comerciales. Pero sobre todo, recuerda que lo importante no es el precio del regalo que vas a hacer, sino regalar algo que realmente tenga un significado especial para ese ser querido.

Mantén una rutina saludable

Si durante todo el año has descuidado tu entrenamiento físico, no creas que matándote en el gimnasio durante un mes vas a alcanzar tu meta del peso ideal. Concéntrate mejor en mantener el peso que tienes, comiendo saludable. Pero si has sido disciplinada haciendo ejercicios regularmente, trata de seguir haciéndolos en la época de fiestas, pero temprano en la mañana, cuando todavía no estés agotada por la actividad del día. Bebe mucha agua, recuerda que la calefacción y las bebidas alcohólicas deshidratan, y no caigas en la tentación de probar cada una de las golosinas que te brindarán tus compañeros de trabajo.

La mayoría manda

Por mucho que te esfuerces, nunca podrás quedar bien con todos tus invitados, por eso lo más inteligente es tratar de complacer los gustos de la mayoría. Por ejemplo, sirve un plato de carne y otro vegetariano, para que cada cual escoja el que prefiera. Deja que otros te ayuden a cocinar y adornar la mesa y sirve la comida a la hora planeada, para que no estén demasiado hambrientos ni se pongan pesados por beber con el estómago vacío. Y empaqueta la comida que quede para que cada uno se lleve una porción a su casa, así evitarás tener el refrigerador abarrotado y caer en la tentación de comer de más.

¿Cómo se sobrevive las fiestas? Lo más importante es mantener la calma, y si te aturde demasiado la idea de hacer una reunión en casa, pues envía los regalos antes y huye del estrés haciendo un viaje corto de vacaciones. De cualquier manera, ¡felices fiestas!