Tips para calentar tu jardín en invierno

Sigue estos consejos para calentar tu jardín y que puedas utilizarlo también durante el invierno.
Tips para calentar tu jardín en invierno
Estos tips te ayudarán a lograr un jardín cálido incluso en invierno.
Foto: Agencia Reforma

Aunque durante el invierno salir al jardín parece algo insólito, existen algunos métodos para que usted pueda sacar provecho de esta área y convertirla en un ambiente cálido y placentero.

Ya sea en forma de pérgolas, verandas o gazebos, contar con un espacio que genere confort en el exterior para los días de frío es una buena idea.

De acuerdo con el arquitecto Fernando López se recomiendan mucho estos elementos, pues producen sombra al interior y con la inclinación del sol en esta época se asolean.

Con él coincide el arquitecto Enrique Rousseau al señalar que lo importante es lograr en el jardín una temperatura agradable para que sean disfrutables.

Cuidar la orientación es una parte fundamental para aprovecharlos.

“Un nororiente estaría bien para que en la tarde ya no te pegue (el sol) al poniente y te cubras un poquito del sur”, comenta Rousseau.

Los expertos añaden la ventilación como otro elemento muy importante para generar espacios abiertos confortables.

De no tomar en cuenta este aspecto, en verano no correrá la cantidad de aire adecuada y en invierno pueden ser espacios gélidos.

El aislamiento térmico también es un punto clave que se debe cuidar.

“Es indispensable tomar en cuenta la orientación con respecto al norte, con respecto a los asoleamientos, así como construir de una manera que se utilicen materiales de aislamiento térmico”, menciona López.

Para lograr mantener una temperatura ideal, se puede jugar con distintos materiales, como aligerantes de losa y placas de poliestireno extruido por fuera.

Por dentro puede colocar colchonetas de fibra de vidrio entre el techo y un plafón de paneles de yeso.

“Todo ese sandwich (…) te ayuda a mantener el calor adentro porque es un efecto hielera”, explica Rousseau.

Usar cristal para cerrar los espacios también ayuda a tener áreas más cálidas.

Se pueden cerrar con cortinas eléctricas o cristales retráctiles para tener versatilidad y poderla ocupar tanto en verano como en invierno.

Incluso, para las pérgolas sugieren techos de cristal para que la lluvia no represente un problema.

Para generar calor, comentan que las chimeneas exteriores se convierten en una parte focal de reunión.

Además recomiendan los sistemas de calefacción, como los llamados pisos radiantes, o los calentadores de gas que son como sombrillas y que utilizan en los restaurantes.

Para lograr una sensación de mayor calidez, aconsejan usar materiales naturales, como madera o piedras naturales.

Sugieren no utilizar cementos pulidos, pues generan frialdad en los espacios.

“Los muebles de madera de teca es lo más acogedor, porque la madera no se enfría”, detalla Rousseau.

De acuerdo con los expertos, se deben cuidar primero las cuestiones que se dan naturalmente, como la orientación.

Después los materiales con las que se construyen y posteriormente analizar los equipos mecánicos para calentar.

Son los tres pasos en resumen para tener espacios abiertos acogedores.

“Lo mejor es una veranda, bien aislada, con una vista bonita, y que utilice sistemas en los que los puedas cerrar y abrir”, coinciden.

¿Pues, a quién no se le antoja estar rodeado de la naturaleza, con una chimenea y una copa de vino en compañía de sus seres queridos?

Así que si durante el invierno tu jardín parece estar abandonado, toma nota de estos tips para revivir esta área de su casa, aunque la temperatura sea baja.

Recomendaciones para gozar el exterior de tu vivienda en esta temporada:

· Utiliza materiales naturales, como carrizos, maderas naturales, canteras.

· Inclínate por los colores cálidos.

· En los techos los recubrimientos de madera o lambrines de madera son ideales.

· Se puede jugar también con domos o tragaluces en las terrazas techadas, cuidando los ángulos del sol.

· En las pérgolas usa vegetación (que no genere plagas y que sean de la región para su mantenimiento).

· Utiliza sistemas radiantes eléctricos.

· Echa mano de las chimeneas exteriores.

· Usa quinqués o antorchas para iluminar el espacio por las noches.

· Los muebles de madera de teca o los tejidos son muy recomendables.

Fuente: Los mismos entrevistados.