¿Por qué se vota en martes?

Los estadounidenses ya no viajan a los centros de votación en carretas, ni cruzan caminos de terracería, pero aún obedecen una ley de 1845 que concede un día entero (lunes) para completar ese trayecto y respeta el domingo religioso, para elegir a sus representantes.

Por eso se vota en martes.”No tiene sentido votar en martes: la gente está trabajando, al final afecta a todos los votantes, en particular a la clase trabajadora que ahora tiene dos o tres empleos”, explicó Jacob Soboroff, dirigente del grupo ¿Por qué en Martes?

Promulgada antes de abolir la esclavitud en California, la ley trató de facilitar las jornadas electorales a una sociedad agraria, por ello también se elige presidente a principios de noviembre, después de la temporada de cosecha.

Preservar esa tradición por 167 años, no obstante, ha pasado factura en la democracia estadounidense, en el lugar 138 de 172 en participación electoral, según el Instituto Internacional de Democracia y Asistencia Electoral (IDEA).

Con una tasa de votación general del 47.7%, EEUU se ubica por debajo de Panamá (58%), Paraguay (56%), Brasil (48.2%) y México (48.1%). Muchas democracias del mundo votan en fin de semana o en feriado. Una de ellas es Italia, donde el 92% de su padrón ejerce el derecho.”Los tiempos han cambiado. Al mover el día de elección de la mitad de una semana laboral a un fin de semana alentamos a que voten más trabajadores”, dice el congresista Steve Israel (D-NY), autor de la Ley de Votación en Fin de Semana, que ha muerto en el Congreso cada vez que ha sido presentada.

La iniciativa permitiría que los centros de votación abran de las 10:00 a.m. del sábado y cierren a las 6:00 p.m. del domingo (ambos del tiempo del este). Actualmente sólo están abiertos 12 horas.

“Es tiempo de que la gente deje de elegir entre votar o cumplir con sus obligaciones cotidianas”, señala el congresista John Larson (D-CT), coautor de dicha medida.

Otro factor en contra es que el domingo de iglesia pierde sentido en EEUU, donde sólo el 60% de las personas se dice “religioso”. Lo cierto es que el nivel de participación en la elección presidencial de 2008, del 70.33%, ha sido el más bajo desde 1964, cuando el 95.8% de los votantes acudieron a las urnas, según datos de IDEA.