¿Dónde está el amor?

Quien diga: “A mí no me interesa enamorarme”, está mintiendo.

Todo el mundo desea estar acompañado, quizás no siempre, pero a menudo.

Pero si te rompieron el corazón anteriormente, puede que inconscientemente estés alejando a quien se acerque y así evitas el riesgo de enamorarte.

El miedo a que vuelvan a herirte no te permite entablar una relación saludable.

A continuación explico tres trabas que todos en algún momento, le hemos puesto al amor.

Traba 1 — “No es lo que sueño en una pareja”.

Para asegurarte de no cometer un error, buscas la pareja perfecta y por eso le encuentras mil defectos a todos los que te pretenden.

Te recuerdo que nadie es perfecto, pero hay parejas en las que cada uno es ideal para el otro.

No busques la perfección: ¡busca compatibilidad y afinidad!

Traba 2 — “No estoy listo”.

Algunos piensan que para que alguien se fije en ellos, primero tienen que prepararse física, emocional o financieramente.

“Tengo que perder peso”, “Necesito ser más extrovertido”, “Requiero tener un trabajo estable”, “Tengo que salir de mis deudas antes de entrar en una relación”.

Quien alega esto, lo que realmente está diciendo es: “No soy suficientemente bueno para esta persona”.

El temor al rechazo le hace pensar que le falta algo para ser competente.

Te advierto, cuando entras en una relación no tienes que ser “más” o “mejor” para ser aceptado, cuando le interesas a alguien, te va a querer tal como eres.

Traba 3 — “Estoy muy viejo(a)”.

Esta traba es muy común entre las mujeres: “A mí se me pasó el tren” , “Ellos quieren a una jovencita”, “Todos los hombres de mi edad ya están casados”, “Es ridículo que a mi edad ande buscando novio”.

¡Qué locura! El amor no tiene edad; no es como un litro de leche que caduca en una fecha específica.

Si te sientes “muy viejo(a)” para entrar en una relación amorosa, hazte esta pregunta: ¿Existen otras personas de mi edad que han podido enamorarse? ¡Por supuesto!

Si quieres enamorarte, pero piensas que te falta juventud, realmente lo que tienes es miedo a no encontrar lo que tanto deseas.

Te recuerdo, que nunca debes tenerle miedo al amor, sino a aquellas personas que no saben amar.