Triunfo de Obama beneficiaría a productores de gas natural

Esto a pesar de que muchos de éstos invirtieron millones de dólares en contra del presidente y de los demócratas

Los productores de gas natural como Exxon Mobil Corp. gastaron millones de dólares este año tratando de derrotar a los demócratas como el presidente Barack Obama. Su reelección podría terminar siendo una bendición para ellos.

Aunque Obama continuará con una serie de reglamentaciones ambientales que podrían limitar la producción y el uso del carbón, sus políticas prometen incrementar la demanda de gas natural para los vehículos y las centrales eléctricas y llevar la producción nacional de petróleo y gas a niveles que no se han visto en más de dos décadas.

“La realidad es obcecada y a menudo se opone a la ideología de la gente”, dijo en una entrevista John Hanger, asesor especial de Eckert Seamans Cherin Mellott, LLC de Harrisburg, Pensilvania, y ex regulador ambiental de ese estado. “Las políticas de Obama son muy favorables en el plano de la demanda”.

La reelección de Obama y la continuación del control republicano de la Cámara de Representantes abren la posibilidad de que se dicten leyes que fomenten la demanda de gas, como por ejemplo incentivos para vehículos a gas natural, agregó Hanger. Los republicanos también podrían limitar las medidas que tome el gobierno para regular la fractura hidráulica o reducir la producción en las tierras federales.

El carbón probablemente sea el que lleve las de perder, mientras que los productores de energía eólica y solar y biocombustibles saldrán ganando. Ahora es más probable que se extienda la vigencia de un crédito fiscal para energía eólica próximo a vencer, explicó Denise Bode, máxima responsable ejecutiva de la Asociación Estadounidense de Energía Eólica.

Al petróleo le aguarda un destino incierto. La presión de los ambientalistas para que Obama no apruebe el oleoducto Keystone XL para el transporte de petróleo de arenas bituminosas desde Canadá comenzó antes de que ayer pronunciara su discurso de victoria. Obama prometió elevar los impuestos que gravan a las compañías petroleras, medida que, según la industria, asfixiaría su crecimiento. Y el Organismo de Protección Ambiental y el Departamento del Interior de Obama están evaluando reglamentaciones sobre la fractura hidráulica que elevarían los costos de las perforaciones.

“Vamos a ver un intento mucho más agresivo de regular el fracking”, expresó en una entrevista Mike McKenna, lobbista de la industria petrolera y presidente de MWR Strategies Inc. de Washington.

Los intereses relacionados con el petróleo, el gas, el carbón y la electricidad realizaron donaciones en estas elecciones como si su destino dependiera de ello. En conjunto, las compañías energéticas gastaron más de US$115 millones en las elecciones, más que en cualquier otra campaña desde por lo menos 1990, según la compilación de datos federales del Centre for Responsive Politics. De ese monto, el 80 por ciento fue a manos de los republicanos.