La importancia del orden en la cocina

Tener orden en la cocina te ayudará a mantenerte distendida y relajada. Si cada cosa tiene su sitio,…
La importancia del orden en la cocina
Foto: www.morguefile.com

Tener orden en la cocina te ayudará a mantenerte distendida y relajada. Si cada cosa tiene su sitio, será más fácil que todo el que entre allí se encuentre a gusto y ¡hasta se anime a cocinar!

Viviendo sola, en pareja, con familia, compartiendo piso; cualquiera sea la situación en la que te encuentres en este momento de tu vida, siempre la cocina será un espacio común, relevante dentro del hogar. Es el lugar del fuego, del sustento, la alimentación y el reflejo de toda una forma de vida. No importa cómo sea este ambiente en tu casa, lo ideal es que aporte vitalidad, creatividad, ganas de vivir y disfrutar. Es el sitio donde trabajar para el placer de comer y disfrutar de la compañía de los amigos.

No es necesario tener una gran superficie, si no tienes la cocina de tus sueños, con su isla y un gran frente de armarios que esconden todos los pequeños electrodomésticos que día a día invaden tu encimera, no te preocupes. Usa el sentido común y la lógica para ordenar las cosas y verás cómo eso te hace la vida más fácil, ahorrarás tiempo, dinero y tensión.

En el mercado existen muchas soluciones para los interiores de armarios, para los cajones, para colgar las espumaderas y las cacerolas, o esconderlas… Lo interesante es lograr tu propio orden en la cocina, tu propio concepto de ese lugar tan concurrido.

Algunos consejos para lograrlo:

La cocina es un laboratorio

La limpieza es fundamental, tener recipientes adecuados para conservar los alimentos es muy necesario para mantener las bacterias lejos de lo que nos va a asegurar la supervivencia. Los recipientes tienen que ser herméticos y preferentemente transparentes, para saber, en todo momento y lugar donde se encuentren, lo que contienen y su estado de conservación.

Cada utensilio en su sitio

Asigna un espacio para cada uno, usando la lógica de uso. Imagínate cocinando y piensa dónde sería más cómodo tenerlo. Por ejemplo, un gran cuchillo, ¿en el cajón de los cubiertos con su propio divisorio a la derecha?, ¿en el frente, sujeto con un imán? ¿en el clásico soporte de madera para cuchillos, que los mantiene a la vista en todo momento?

El lugar de trabajo

Evita acumular cosas sobre la encimera, además del engorro de limpiar y mover periódicamente estos objetos, muchas veces ni siquiera son de uso continuo. Búscales un espacio adecuado a la frecuencia de uso, dentro de un armario, sobre una balda o donde te parezca más bonito. Coge cada objeto, aléjate un poco y piensa dónde te gustaría verlo… o esconderlo.

El almacenaje

Tanto dentro de la nevera como en la alacena y los sitios donde guardes todo lo necesario para cocinar, el orden es de vital importancia. Los modernos electrodomésticos marcan ya el lugar adecuado para cada alimento, pero muchas veces es preciso tener en cuenta la profundidad de las baldas y la fecha de caducidad que figura en los envases poniendo especial interés en la colocación de los que, urgentemente, ¡tenemos que gastar!

Entonces, para concluir, una cocina ordenada no tiene por qué partir de una foto, ni de un catálogo, sino de nuestro propio gusto, de nuestro propio hacer, de nuestra comodidad, de nuestro placer a la hora de componer los ingredientes y mezclar los aromas, para alimentar nuestro cuerpo y nuestro corazón.