Limpieza ecológica: Elimina la suciedad sin descuidar el ambiente

La limpieza ecológica es una alternativa natural y no contaminante a los detergentes y desinfectantes…
Limpieza ecológica: Elimina la suciedad sin descuidar el ambiente
Foto: Flickr.com

La limpieza ecológica es una alternativa natural y no contaminante a los detergentes y desinfectantes industriales, compuestos por productos químicos cuyos desechos van a parar a las aguas residuales, ensuciando así los ríos y los mares.

La mayoría de los detergentes contienen unas sustancias derivadas del petróleo que son las encargadas de eliminar la suciedad, pero aunque la etiqueta del producto diga que es biodegradable, lo cierto es que los residuos no desaparecen como por arte de magia, sino que permanecen en las aguas y en la atmósfera. En cambio, en los limpiadores ecológicos, las sustancias que hacen la función detergente y desinfectante son completamente naturales, principalmente vinagre, limón, alcohol y glicerina.

Fabrica tu propio jabón natural

Durante muchos años, las abuelitas mantuvieron sus hogares libres de suciedad empleando para ello sustancias inofensivas para el medio ambiente. Además de resultar mucho más barato que comprar las opciones comerciales, fabricar tu propio jabón es una alternativa ecológica que no agrede la piel ni las vías respiratorias, por lo que es muy útil especialmente para las personas alérgicas.

Su elaboración es muy simple: coloca unas cucharadas de jabón natural rallado en un frasco, agrega agua hirviendo y deja reposar unos días, hasta que se forme un líquido espeso que podrás usar para lavar la ropa y mantener la limpieza del hogar. Si lo deseas, puedes añadirle esencias naturales de limón, naranja o romero, para darle una agradable fragancia.

Propiedades de los limpiadores ecológicos

El vinagre tiene propiedades desinfectantes y tiene múltiples usos en el hogar, principalmente cortando la grasa, por su contenido de ácido acético. Puede usarse mezclado con jabón líquido natural para limpiar el piso o en el lavavajillas para darle brillo a los platos, y un solo chorrito puede suavizar la ropa cuando se está lavando. Además es ideal para limpiar cristales, basta con agregar un chorrito a un litro de agua.

El limón es otro limpiador natural muy efectivo, quita las manchas y deja un olor delicioso. Prueba limpiar superficies sucias con un paño empapado en agua con zumo de limón y seca después con otro paño seco. O utiliza las cáscaras para limpiar el interior de sartenes y cazuelas, estando aún calientes, para que queden relucientes.

El bicarbonato también es una opción, buena y barata, que sirve tanto para limpiar los sanitarios y las bañeras como para dejar reluciente y desodorizado el horno. También puede usarse para desatascar los desagües, mezclando unas cucharadas con vinagre y agua hirviendo, y dejando actuar esta mezcla por varios minutos antes de bombear.

No puede faltar en esta lista de limpiadores naturales el bórax, otra maravilla cuando se trata de quitar manchas de las alfombras. Esta sal mineral puede sustituir a la lejía cuando se mezcla con agua y vinagre, dejando el baño impecable. Y si de quitar manchas de grasa se trata, la mayoría de las veces resulta efectivo el alcohol, una sustancia que no falta en ningún hogar.

Un último secreto de limpieza ecológica: la próxima vez que quieras sacarle brillo a tus adornos de cobre o de bronce, frótalos con un poco de catsup y enjuaga con agua tibia. Verás que quedan como nuevos.