Los antidepresivos naturales, una alternativa saludable para tratar la depresión

Los antidepresivos naturales son un recurso basado en la nutrición y la medicina botánica para tratar…
Los antidepresivos naturales, una alternativa saludable para tratar la depresión
Foto: Flickr.com

Los antidepresivos naturales son un recurso basado en la nutrición y la medicina botánica para tratar la depresión, un trastorno emocional que afecta la manera de pensar, el estado de ánimo y la forma en la que las personas perciben la realidad que las rodea. Se caracteriza porque, las personas que la padecen, se sienten siempre tristes y apáticas, melancólicas, y no tienen ganas de nada.

Aunque hay varios tipos de depresión, una de las más comunes es el Trastorno Afectivo Estacional (TAE), que se manifiesta durante el invierno y se genera por el cambio de luz al que se ven expuestas las personas cuando se acerca la llegada de esa estación.

Las causas de la depresión pueden ser hormonales, genéticas, químicas y psicosociales. Y aunque existen muy buenos tratamientos farmacológicos para tratarla, cada vez hay más personas que prefieren combatirla con antidepresivos naturales, porque son más saludables y no producen dependencia.

Alimentos que actúan como antidepresivos

La depresión suele estar relacionada con la falta de serotonina, un poderoso neurotransmisor que el cuerpo sintetiza a partir del triptófano, una sustancia contenida en los alimentos. Cuando esa sustancia falta en el organismo, se producen síntomas de ansiedad, angustia y tristeza, pero los alimentos ricos en triptófano actúan como antidepresivos naturales aumentando la producción de serotonina sin ayuda de fármacos.

Entre esos alimentos se encuentran el pavo, pollo, leche, queso, pescado, huevos, tofu, soya, semillas de ajonjolí y calabaza, nueces y cacahuate. Pero para sintetizar la serotonina, el cuerpo necesita además ácidos grasos omega 3, contenidos en los pescados de aguas profundas como el atún y el salmón, así como los minerales magnesio y zinc, presentes en los plátanos, las nueces, las legumbres, las verduras y el germen de trigo.

Plantas antidepresivas

El hipérico, conocido también como hierba de San Juan, ayuda a las personas que sufren de depresión leve y a largo plazo, también controla la ansiedad. Su efecto es similar al de la terapia de luz solar para tratar el Desorden Afectivo Estacional. Ayuda contra el decaimiento y la tristeza general que provoca la depresión gracias a su contenido de hipericina, una sustancia relacionada con los neurotransmisores responsables de regular los estados de ánimo.

El ginkgo biloba es otra planta que ayuda a combatir la depresión cuando se debe a los cambios cerebrales que se derivan del envejecimiento. Puede tomarse mediante infusión, cápsulas o extracto en forma de gotas. De igual forma actúa el jugo de hojas frescas de borraja y el aceite esencial de albahaca, este último cuando se aplica en forma de baños relajantes. El aceite de albahaca también se emplea en aromaterapia con otros aceites esenciales, como el hisopo y la bergamota, para combatir la depresión, el agotamiento nervioso, la fatiga y la melancolía.

La damiana y la valeriana son también plantas antidepresivas cuyo consumo se recomienda en forma de infusión.

Otras formas naturales de combatir la depresión

No descuides la actividad física y practica ejercicios de acuerdo a tu edad. Cuida tu aspecto personal, visitando con frecuencia a tu estilista y atendiendo tu salud bucal. Toma baños tibios con gotas de aceites esenciales para levantar el ánimo. Trata de adquirir conocimientos nuevos cada vez que puedas, nunca es tarde para aprender a tocar un instrumento musical o a hablar un idioma extranjero. Y rodéate de familiares y amigos que te quieran, si tienes tendencia a la depresión lo peor que podrías hacer es encerrarte sola en casa y evitar las relaciones sociales.