Tu Tecnología: El ciberacoso

Los estudiantes jóvenes están más conectados que nunca. Sus vidas sociales dependen cada día más de sus vidas virtuales, para bien o para mal. Para ellos conectar una tableta a Internet es tan normal como para nosotros lo es conectar un televisor a la electricidad.

Pero, ¿qué pasa cuando nuevos medios sociales como Facebook y hasta mensajes de texto son utilizados para intimidar, abusar o acosar a otros jóvenes? El ciberacoso es un fenómeno muy real que es un resultado del mundo en que estamos viviendo. Nuestros hijos a lo mejor no llegan a la casa con un ojo morado, pero si hay otros muchachos de carne y hueso que pueden estar abusando de ellos virtualmente.

El ciberbullying o acoso cibernético toma muchas formas y por eso es que cuesta trabajo identificarlo ya que no es algo que es fácil de definir y puede estar ocurriendo sin darnos cuenta.

Entre las formas más comunes de ciberacoso está el de publicar amenazas o cosas embarazosas en sitios Web o redes sociales como Facebook, publicar videos de burlas, difundir un rumor falso a través de YouTube o sencillamente utilizar mensajes de texto o chats de grupo para lograr el mismo objetivo. También ha habido casos donde los abusadores pretenden ser la víctima en el mundo virtual haciéndose pasar por ellos para continuar su ataque.

Este abuso virtual es más común de lo que pensamos y se lleva a cabo porque los muchachos que lo hacen no entienden las consecuencias muy reales de su comportamiento. Como padres tenemos que utilizar herramientas que nos ayuden a monitorear las comunicaciones de nuestros hijos para poder protegerlos. Ya no estamos viviendo en los tiempos donde la computadora y el teléfono están en la sala de la casa y podemos monitorear lo que están haciendo. Ahora la computadora y el teléfono son el mismo aparato y los llevamos con nosotros en los bolsillos.

El ciberacoso es un fenómeno real y tenemos que estar envueltos como padres para que nuestros hijos no se conviertan en perpetradores ni víctimas.