Ejecutan a preso hispano en cárcel de Texas

Estaba acusado de robo, secuestro y asesinato de una mujer en 2001

HUNTSVILLE, Texas.— Un ofensor sexual registrado fue ejecutado ayer por la tarde por la violación, robo y asesinato de una mujer que secuestró en una parada de autobús en San Antoni, Texas hace 11 años.

Ramon Torres Hernandez fue una de las tres personas sentenciadas por la muerte de Rosa María Rosado, de 37 años, quien fue arrastrada dentro de un auto que Hernández manejaba cuando se negó a entregarle el bolso.

Tanto tribunales de Texas así como la Corte Suprema de Justicia rechazaron el caso en apelación. Torres es el décimo cuarto preso ejecutado en Texas en lo que va del año y el cuarto hispano.

Hernández, de 39 años, dijo a los miembros de su familia que estaba “arrepentido de haberlos hecho pasar por todo esto” cuando un guardia le preguntó si queria decir algo.

“Díles a todos que los amo”, dijo el preso dirigiendose a su hermano quien estaba cerca y viendo a través de una ventana.Luego pidió a todos los presos en la fila de la muerte que continúen luchando que “no se rindan”.

Hernández dio varios respiros mientras la dosis de pentobarbital surtía efecto. Luego tras roncar pararon todos sus movimientos. Su muerte se reportó a las 6:38 p.m.

Torres contó con dos cómplices, uno de ellos su novia Asel Abdygapparova, quien estaba embarazada y a la que mandó comprar la pala para cavar la tumba en la que enterraría a Rosado, y Santos Minjarez, que también fue condenado a muerte y murió por causas naturales en enero de este año.

Abdygapparova, originaria de Kazajistán y graduada de la Universidad de Texas en San Antonio, fue condenada a cadena perpetua después de delatar a Torres y Minjarez y reconocer su colaboración en el crimen.