Cuidados de colostomía: Consejos prácticos para evitar complicaciones

Vivir con una colostomía no es sinónimo de vivir con una carga permanente. Al contrario, esta operación…

Cuidados de colostomía: Consejos prácticos para evitar complicaciones
Foto: Flickr / apparena (Con Licencia Creative Commons 2.0)

Vivir con una colostomía no es sinónimo de vivir con una carga permanente. Al contrario, esta operación quirúrgica libera a los pacientes de enfermedades o lesiones que pueden resultar mortales como el cáncer al colon, infección abdominal o heridas en el perineo.

Mediante esta cirugía se saca un extremo del intestino grueso a través de la pared abdominal, con lo cual el tránsito intestinal es derivado hacia el exterior y las materias fecales pueden llegar a una bolsa adherida al abdomen.

¿Cómo adaptarse a esta nueva forma de vida? Primero que nada está la actitud: hay que ser conscientes que la colostomía no altera la función digestiva o la química corporal. No hay razón para que no puedan continuar con sus actividades habituales, sociales, deportivas y laborales.

Sin embargo, las evacuaciones, los olores y posibles problemas dérmicos, pueden llevar a evitar situaciones específicas como las irrigaciones, los cuidados médicos, los cambios de bolsas, reuniones sociales, intimidad con la pareja, etc.

Por eso, la mejor ayuda es la información para aprender los cuidados y atenciones que deben incorporarse a la vida del paciente y sus seres queridos. A continuación, te ofrecemos algunos consejos prácticos:

Bolsas de Colostomía

Si existe vello en la zona, se debe cortar al ras con tijeras, para que el anillo se adhiera a la piel y evitar cortes como pasaría con una cuchilla.

Aplicar cuidadosamente el adhesivo sobre la piel empezando de abajo arriba. En el caso del sistema con el adhesivo separado de la bolsa, se procede a enganchar la bolsa al aro.

Hay que vaciar la bolsa cuando el contenido sea entre un tercio y la mitad de su capacidad.

Para cambiar la bolsa, debes retirar el anillo adhesivo muy despacio, se recomienda de arriba abajo y sujetando la piel.

Si por estar fuera de casa, no se dispone de agua y jabón para el cambio, se puede emplear toallitas limpiadoras y secar con un pañuelo de papel.

Higiene

Para la limpieza diaria de la colostomía no es necesario ningún tipo de material especial, tan sólo es preciso una esponja natural y una toalla suave para el secado.

El lavado de la piel alrededor del estoma (la parte del intestino grueso en contacto con el exterior) debe hacerse con agua tibia, jabón neutro y esponja suave con movimientos circulares.

El secado debe ser suave con toalla y sin frotar.

Se puede tomar un baño con la bolsa colocada o puede retirarse antes de bañarse. El agua no dañará ni correrá hacia dentro del estoma.

Dieta y Nutrición

Limitar la ingesta de fibra no soluble, como pueden ser los cereales, pan o cualquier otro producto integral.

Beber agua, al menos litro y medio a lo largo de todo el día.

Comer despacio, masticar bien los alimentos, así disminuirá la ingesta de aire y con esto los gases.

Evitar el aumento de peso que también creará problemas para adaptar las bolsas

No echarse tras consumir los alimentos.

Es aconsejable el consumo de verduras y frutas, pues le dan mayor consistencia a las heces, así como el yogurt, la mantequilla y el perejil que reducen el mal olor.