Intentan salvar Hostess

NUEVA YORK (EFE).— El gigante estadounidense de la repostería Hostess Brands y uno de los principales sindicatos de la empresa acordaron ayer un proceso de mediación, propuesto por un juez federal para intentar evitar el cierre de la compañía.

La empresa y el sindicato iniciarán mañana, martes, un proceso “confidencial” de mediación a petición de un juzgado federal de bancarrotas del estado de Nueva York que supervisa el proceso de bancarrota de la compañía, según indicó ésta en un comunicado.

Por ello, la petición de Hostess al juzgado para poner fin a las actividades de la empresa ha sido atrasada hasta las 4:00 de la tarde, hora del meridiano de Grenwich del miércoles, añadió la nota.

Hostess había anunciado el pasado viernes el cierre, después de que una huelga de panaderos puso a la empresa en una crítica situación financiera.

El juez de bancarrotas que recibió la moción de la empresa para cerrar, Robert Drain, indicó ayer que ambas partes no habían intentado un proceso serio de mediación para evitar el cierre y el despido de los casi 18,500 trabajadores.

La huelga comenzó el pasado día 9 con un llamamiento del Sindicato de Trabajadores de Panadería, Dulces, Tabaco y Cereales, después de que un juzgado de bancarrotas acordara concesiones por parte de los trabajadores.

La compañía, con sede en Irving (Texas), se había declarado en suspensión de pagos por segunda vez en enero pasado a fin de intentar reestructurar sus operaciones para reducir su abultada deuda, de la que culpaba a su estructura de costes.